En pleno corazón de Chamberí se ubica el nuevo restaurante del chef César Anca que regresa a su ciudad natal, Madrid, después de 20 años dirigiendo sus propios restaurantes en Alicante. Lo castizo se convierte en esencia mediterránea en sus dos cartas: la principal y la "desenfadada".