Ordenar por:

relevancia fecha

14/03/2017

Cocina en brochetas

Pues que decir.. quizá que esperaba algo más.

El sitio no está mal, me gustó, pero tampoco es para tirar cohetes. Creo que es uno de los sitios a los que no volveré, aunque está bien para probarlo.

Cocina fusión correcta, pero que no sorprende, en pequeñas brochetas, ideales para una cena de picoteo para compartir y en la que probar cosas variadas.

La chica de la puerta demasiado seria y el personal de sala enrollado en exceso.

Me gustó mucho la oferta de vinos y la posibilidad de tomar media botella (te abren la botella y te sirven la mitad en una jarra), y sobre todo que antes de servirte el vino te lo dan a probar (si no te gusta pruebas con otro y no ha pasado nada). Me gustó también la idea de la cubitera con hielo en el centro de la mesa con oferta de cervezas para elegir.

No me gustó tanto las parrillas en el centro de la sala, las mesas (que son compartidas) se distribuyen alrededor y sales de cenar con un cierto toque ahumado, y que la comida no viene con ningún orden (según van sacando los platos de cocina te los traen, por lo que a veces entre plato y plato se hace larga la espera o te viene el acompañamiento al final de la cena cuando ya no tiene nada a lo que acompañar)

Me sorprendieron mucho los postres.

22/07/2016

buena opción en plan informal

Jul'16: para 2 personas, cerca de las 16:00 buscando un sitio para comer, ya que teníamos reserva en otro sitio, pero por ir en pantalón corto no daban de comer... y nos quedamos tiraos, con más hambre que los perros de Manolote, así que acabamos aquí, que tiene abierto ininterrumpidamente (un wins) y a las horas que llegamos, aunque estaba petado, nos sentaron en la barra con vistas a la calle.

Nos dejamos 45€ cada uno, una sobrada si, pero te pones a comer a lo tonto y claro... La relación calidad - precio está muy bien, por mucho menos puedes comer también bien. Son MUY majetes, y el último wins, tienen platos sin gluten, incluso pan. Otro detalle, muy de agradecer, es la jarra de agua sin pedirla (no la cobran). Y lo ya comentado, el horario ininterrumpido, para el cliente está cojonudo, las cosas como son.

El tema: unas bravas, berenjena en tempura, buñuelo de bacalao que sigue cojonudo, arroz banano para acompañar que está muy bien, pollo con guacamole, secreto de cerdo, entrecostilla de wagyu, calabacín asado, pimientos de guernica, taboule, albóndigas de pollo, pato confitado (bien), tataki de atún que estaba muy rico, cesta de pan, algodón de azúcar y helado de fresa con wasabi, todo con una yakitoro (0.5L) y una cruzcampo (0.75L), que más que cerveza parecía una botella de vino. Total: 90,4€

Para rollo informal, picoteo, en plan colegueo o comer a deshoras, es una muy buena opción por el centro.
--

Jul'14: 2 personas con media botella vino de naranjas azules, tortilla (muy buena), buñuelos de bacalao (de largo lo mejor), alitas de pollo (lo más flojo), las entrecostillas de buey wagyu (muy recomendables) y de postre los churros con chocolate, muy bueno también, 32€

--

No lo tienen inaugurado en plan oficial, pero te dan de comer si te pasas, abren de 12:00 a 0:00.

El rollo es comer de todo un poco, son pequeñas raciones, baratas.

El local bien, grande, la pega las mesas, muy modernas, pero para compartir un coñazo, tienes en medio el hueco con hielos para dejar las bebidas, ocupa todo el centro de la mesa, de modo que si compartes con el que tienes enfrente tienes que dejar los platos encima... Las sillas son cómodas pero pesan de cojones :)

El servicio en general bien, tienen que ajustar cosas pero bastante correctos. Tardaron un poco entre la comida y el postre, y el aire acondicionado un poco alto, en zonas hacía frío. Los detalles muy buenos, tanto para dejar la ropa, como para dejar los palitos de las brochetas. Es para ir a comer relajado, si tienes prisas no es el sitio.

La comida toda muy buena, así de todo lo probado, las ensaladas la de tomates y melocotones, el pollo con mojo rojo, el buñuelo de bacalao brutal, y de potres, churros con chocolate, muy bueno el chocolate.

Para tomar algo en plan informal, de calidad, y barato, lo va a petar...

acme

Coño lo dejar la ropa en la papelera es un poco dangerous...

5 de junio de 2014

OVerGon

pero todo un detalle ;)

5 de junio de 2014

Miss Migas

Ticket medio?

5 de junio de 2014

acme

20-25€

5 de junio de 2014

EandradA

Uy, no me veo yo dejando mi visón en la papelera esa, tienen espacio para un guardarropa como dios manda.

5 de junio de 2014

Alexo

Muy buenas fotos..!

6 de junio de 2014

16/07/2017

Gran decepción

Estuve ayer con amigos en el restaurante de c\ Reina para cenar, resulto ser una experiencia decepcionante por el servicio inadecuado. Reservamos hace dos meses cogiendo el único hueco que quedaba libre, el último a las 23:30. Llegamos antes de la hora, y nos sentamos a la mesa a las 23:50. Al tomarnos nota del pedido, el camarero nos dice que cierran cocinas en cinco minutos. Pedimos y preguntamos si la cantidad era adecuada, el camarero nos dijo que sí.

La comida salió tarde y nos faltó algún plato incluso, que tuvimos que reclarmar, ya que el camarero que nos atendía se marchó del restaurante en mitad del servicio. Por supuesto nos fuimos con muchísima hambre ya que la cantidad de comida era escasísima, y me pregunto si lo que buscaron los camareros era no servir más platos para cerrar. Sres de Yakitoro, si dan reservas a horas tan altas, lo mínimo es que se pueda pedir más comida, teniendo en cuenta que estás entrando a cenar casi a medianoche.

Los platos eran muy sabrosos, pero no creo que vuelva. Esperaba mucho más del restaurante de Alberto Chicote.

06/09/2016

qué tío más listo

Pues si, hombre, sí, es un sitio estupendo.
Todo lo que comimos estaba muy rico, se notaba oficio a espuertas, diseño perfecto de todos los aspectos del restaurante: selección de personal, tiempos, atención.Muy bien.
Y sobresaliente para lo más difícil: encontrar un concepto propio, original, que atraiga a la gente (no bastaría sólo con lo mediático del personaje), y que,claro, le permita al dueño ganar dinero, que es de lo que se trata.Aquí Chicote consigue el pleno al 15.Producto no muy caro, salsas sabrosas, composiciones resultonas y divertidas.Con esto se consigue un resultado que incita a volver, cosa que haremos seguro.Este Chicote sabe latín.
Una pega: mesas demasiado juntas, y las sillas son de una fábrica que Pedro Picapiedra cerró en su día (50 kg cada silla).

spider72

Joe paper-man que yakitoro no está mal, pero 5 stars viniendo de tí...si las brochetas es unnconcepto nuevo vete a Hattori Hanzo...no está mal pero no pa five

20 de octubre de 2014

el tío del periódico

La verdad es que estuve dudando, pero creo que se las merece por la relación calidad-precio, que es insuperable.
Hombre, no es que haya inventado las brochetas, claro, pero a mí sí me parece muy original la idea global del restaurante.
Es que los gastrónomos soís la leche: ilaís tan fino que es que os la cogeís con papel de fumar por detalles insignificantes.
Si dejamos al margen los esquemas de la alta cocina, ¿la comida en Yakitoro está rica?.Pues sí, muy rica.Y elaborada de forma muy profesional.
¿Es barato? Es barato de coña (21 e/persona, con todo).Coño, pues 5 estrellas de libro (traducido: recomendable a cualquiera de tus amigos sin dudarlo).
Para mí 5 estrellas no quiere decir "alta cocina", quiere decir "relación calidad precio óptima", y este criterio le da 5 estrellas a Yakitoro pagando 21 euros, igual que le da 5 estrellas a un restaurante de lujo donde pagas, p ej, 150.

21 de octubre de 2014

spider72

Jajaja que va, yo no soy muy gastronómico, pero a mí por rjemplo el servicio me pareció desesperante y la calidad regular, sin embargo el hattori que también vale 20 eur me gustó mucho más pero hay a quien le ha ido así-así

21 de octubre de 2014

el tío del periódico

ah pues gracias por la sugerencia.
Tb es cierto que todos los restaurantes tienen días.
Y nosotros los comensales tb , por supuesto.Yo, como iba con mi mujer, mi hija y mi yerno, estaba en la gloria.Jeje.

21 de octubre de 2014

spider72

Si vais a hattori decid que vais de parte del 11870 y os tratarán muy bien creo yo

21 de octubre de 2014

26/07/2017

No está mal

Estuve hace ya algún tiempo y de hecho tengo ganas de volver pero al de castellana, que las calles del centro son mortíferas si circulas en vehículos de 4 ruedas.

Poco más que decir a todo lo escrito por aquí, rollito informal, mesas en las que compartes con más gente y unas grandes hieleras en el centro. Un gran detalle es que la pidas o no te dan jarras de agua y eso con estos calores es un bien muy preciado.

La carta pensada para tapear y compartir, probé algunos platos que pasaron sin pena ni gloria y alguno más rico.

Lo dicho a ver si vuelvo otra vez que además el ticket medio está bastante bien.

21/10/2016

Excelente RCP. Para volver siempre. 100% recomendable.

Fuimos en julio 2016, pero lo vas dejando lo vas dejando y al final publico mi opinión a finales de octubre...
Debo admitir que fui sin mucha fe porque mi chico y amigos tenían ganas de ir y no me quedó más remedio. Suele pasar que cuando vas sin expectativas te sorprenden, y en este caso muy gratamente.
Pedimos bastantes platos y todos para compartir. Hace tanto tiempo que no recuerdo qué platos pedimos, pero sí recuerdo que bastantes, por lo menos 12. Son platos pequeños así que lo ideal es ir 4 comensales como éramos, ni más ni menos, porque así pruebas de todo (o casi).
Todo lo que pedimos estaba delicioso, con unas salsas y preparaciones que eran gloria bendita. Se me caen 2 lagrimones al recordarlo... Hacía tiempo que no me gustaba tanto la comida de un restaurante.

Para beber una cerveza (de casi 1 litro) y un vino blanco. A destacar el hueco en el centro de las mesas con hielos preparado para estos menesteres de los bebercios.

De postre pedimos el Yakitoro de marshmallow, esto fue lo que menos me gustó.

Aunque la cocina está a la vista, en el centro del restaurante, no había nada de humos ni olores.
La camarera que nos atendió majísima, amabilísima y profesionalísima, un 10 (no se puede esperar menos de Chicote, of course, que por cierto, estaba por allí).

La cuenta no llegó a 30€ por comensal. Excelente RCP.

La mejor recomendación, es ir y probar de todo, cuanto más mejor.
No veo el momento de volver...

25/07/2016

Brocheras, pinchos y mucho más

Julio 2016 ---
Si Yakitoro ya era un win-win por varias razones ya explicadas en anteriores ocasiones, la calidad y originalidad de la comida (por supuesto) así como el local en si, después de esta visita no puedo sino añadirle otra W por tener abierta la cocina a una hora tan poco habitual como las 16:00. Y es que cuando las cosas no salen como uno espera, vease comentario sobre Club 31, es imprescindible tener un As en la manga. Y es una buena noticia poder contar con Yakitoro para ello.

En esta ocasión el "recorrido" incluyó:
- Patatas asadadas con salsa brava. Bien.
- Tempura de Berenjena. Muy bien.
- Buñuelo de bacalao. Excelente.
- Pollo con guacamole. Bien
- Secreto de cerdo ibérico a la brasa. Muy bien
- Entrecostilla de Wagyu. Excelente
- Calabacin asado con salsa de naranja. Bien.
- Pimientos de Guernica con salsa de queso fresco. Bien
- Albondigas de pollo picante (no demasiado picante). Bien
- Pato confitado y crujiente. Muy bien
- Tataki de atún con ajoblanco. Muy bien

De acompañamiento pedimos una ración de Arroz especiado asado al carbón en hoja de banano, servido en la propia hoja que estaba francamente bueno aunque un poco escaso en cuanto a cantidad, y un Taboulé que estaba bien.

Para acabar, ya de postre, pedirmos yakitoro de algodón de azucar, un postre muy divertido que recomiendo para compartir, y helado de fresa y wasabi con una tierra de jengibre, que me gustó bastante.

Incluyendo dos cervezas, una de ellas una cruzcampo especial de 750 ml, pagamos 45€\px. Aunque comimos una exageracion.

Un precio objetivo, sin contar la bebida, estaría en el entorno de los 35€\px

Quería hacer en esta ocasión una mención especial al personal. No solo no pusieron ningún problema a nuestra tardía llegada, que podrían, sino que además de ser absolutamente profesionales también fueron extraordinariamente cordiales. Por último agradercerles la gestión de cierta descuidera que se coló en el local.

A día de hoy no le puedo poner un pero.

Muy recomendable.

Julio 2015 ---
Hace poco leía sobre la próximo tendencia en restauración: el counter dining. Lo nuevos restaurantes donde la mesa individual es sustituida por una barra alrededor de la cocina, al estilo japonés, donde incluso poder interaccionar con el cocinero. Yo lo viví en primer persona en Mama Framboise y su mesa corrida para desayunos. Yakitoro es, al menos a mi me lo parece, un paso más en esa dirección.

Y después de una segunda visita me declaro fan de la brocheta de bacalao y el entrecostillar de Wagyu. El atún y el cordero tampoco estaban mál, ojo, aunque las patatas en tempura me resultaron un poco pesadas. Otro descubrimiento: la cerveza Yakitoro, muy suave, entra bien.

Unos deliciosos 24 €/px. Muy recomendable.

Comentario original ---

Aunque ando un poco desconectado del panorama madrileño todavía tengo vigías que me mantienen al tanto de las novedades. Así que en cuanto Overgon me comentó que Alberto Chicote había abierto este nuevo restaurante buscamos un momento y no dejamos caer por allí.

Me gustó el concepto del local. Pequeñas cocinas repartidas por el local con mesas saliendo de ellas a modo de radios o, erizos de mar? pero si pensáis que por ello el local estará lleno de olores y humo estáis muy equivocados. El local está impoluto, cuidado hasta el último detalle, incluidas una especie de neveras en el centro de cada mesa con cervezas frías. La carta tiene un poco de todo pero son, sobre todo, platos pequeños. Pinchos, brochetas...

Para dos pedimos una ensalada de tomate con mango, brochetas de bacalao, entrecostillar de wagyu, patatas para acompañar y luego los postres (churros y helado para más señas).

Con cuatro cervezas salió por unos 40€/px

Muy muy recomendable

27/09/2016

Bastante normal

La presencia mediática de su chef hace q este siempre hasta la bandera
La comida está bien pero por debajo de las esoectativas que llevábamos
Y la lista de espera interminable

Miss Migas

Yo a este no he ido, fui al de Castellana y muy normal. ¿Ya han resuelto el problema de goteras de las cubiteras incrustadas en las mesas?

27 de septiembre de 2016

12/10/2017

"Buenrrollismo" made in chicote

Lugar con encanto y diseño correcto. Para ir probando diferentes pinchos y tapas para compartir a un precio más que razonable , sin duda un sitio q no te puedes perder.

15/05/2016

Fusión S.A.

Una visita a Yakitoro demuestra que la fusión ha entrado en un nuevo periodo, ya no es esa zona desconocida y sorprendente en la que aprender y disfrutar. Ahora es el último recurso para vender masivamente una comida en apariencia refinada y sofisticada, pero que no es más que producto.
Domingo de San Isidro, todos los restaurantes de la zona vacíos y cola para entrar aquí. Espera solucionada en 10 minutos por la inmediata rotación de las mesas. Una legión de camareros (uniformados con monos) te atiende bien y rápido.
Una vez sentados vamos a la carta:
-Versión de cocido madrileño. Sabroso, pero tremendamente escaso, caldo rico con tres trozos de zanahoria, panceta y chorizo en pincho. Se esperaba más.
-Bocata de sardina ahumada con panceta. Agotador: un bao, la nueva "pistola", pan chino de textura chiclosa, con una salsa que industrializa el mar y montaña.
-Patatas bravas y brocheta de verduras escabechadas. Sobresalseados y demasiado empalagosos al paladar. Omitan ambas.
-Buñuelo de bacalao con mayonesa yuzu. Es bacalao frito, no buñuelo. Sencillo, pero muy correcto.
-Brocheta de pollo con patatitas y mojo picón. El delirio del salseado, dos salsas diferentes para un mismo plato. Un pollo muy jugoso enmascarado por una orgía de salsas (teriyaki y mojo a la vez).
-Arroz oriental de acompañamiento. Una interpretación del arroz blanco con algas, sésamo, vinagreta de soja. Muy rico y adictivo.

En conclusión: los platos salen demasiado rápido, la salsa ubicua uniformiza y los bocados son escasos, diríamos que todo recuerda a un fast-food elevado por la pátina contemporánea de la mezcla. Comer nos salió por unos 28€ con botella de cerveza Cibeles. El local está bien resuelto, amplio, nada ruidoso y con diferentes ambientes.
Fusión para las masas.

18/06/2015

Lo mejor y más original de todo: los postres

Aparecimos en el restaurante de Alberto Chicote ciento y la madre un viernes noche. Restaurante lleno hasta la bandera. El local es grande y se distingue por sus mesas que incorporan una bañera central donde colocan las bebidas con hielo para que se mantengan bien frias. Había escuchado que las bañeras goteaban, pero en nuestro caso, ni rastro.
A pesar de las dimensiones del local, no está preparado para grupos. Éramos 8 y pese a que nos colocaron en 2 mesas contiguas de 4, estaban algo separadas puesto que se colocan en forma curva, por lo que acabamos haciendo grupete y pidiendo la carta cada mesa por separado.

Nos tocó la mesa al ladísimo de una de las parrillas. Estuve torrada, pero ciertamente y para lo que cocinan en la propia sala del restaurante, no salí muy al "eau de carbón" gracias a unos enormes extractores que se zampan los olores y el humo de la parrilla que da gusto.

La carta, en la que ningún precio supera los 8 euros, se compone fundamentalmente de alguna ensalada, bocatas con pan japonés al vapor y yakitoros (brochetas) variados. Nosotros salimos a unos 25€ pax probando gran cantidad de platos con vino y alguna que otra cerveza.

Así como para decir que salí maravillada no es, pero los platos están en general bien ejecutados y aunque algunos son simples tienen buena materia prima. Está curiosete y a buen precio.

Esto fue lo que pedimos a compartir entre 4:

- Ensalada de espinacas, queso manchego y salsa cremosa de tofu y hierbabuena:
Las espinacas tersas y crujientes, el queso manchego finamente rallado y la cantidad justa de hierbabuena. Un acierto.

- Yakibocata de tiras de ternera con salsa barbacoa ibérica: Creo que podría envolver absolutamente cualquier comida en este tipo de pan, un pequeño bollito dulce hecho al vapor. Con ternera marcada a la brasa y salsa de barbacoa.

- Yakitoro de dados de berenjena en tempura con miso rojo y pimentón:Tacos de berenjena rebozada en tempura con una salsa de miso, que no es más que semillas de soja fermentadas, y pimentón. Me resultaron algo blandos.

-Yakitoro de yaki-shabu de salmón con salsa agripicante:Un filete crudo de salmón que se introduce en una salsa agripicante. Recomiendan dejarlos marinar unos minutos antes de comerlos. Ok.

- Arroz blanco aliñado con sabores de oriente: Un plato que sin duda no puede faltar. Nos enamoró tanto que pedimos 2. Lleva algas y toques crujientes.

- Yakitoro de Tataki de atún con ajo blanco: Atún marcado “vuelta y vuelta” para dejar el exterior crujiente y el interior bien sonrosado. Cortado en finas láminas, acompañado de ajoblanco.

- Yakitoro de filete ruso y sus migas al pimentón: Pues eso, simplemente 2 mini filetes rusos, prietos de gimnasio, ensartados en brocheta, coronados con unas migas y pimentón.

-Yakitoro de Butifarra fresca bien dorada con cebollino picado: opinion completa en lesamp.tumblr.com/post/116293788045/yakitoro

Avelio

Excelente reseña Lesamp. Un saludo.

21 de junio de 2015

LeSamp

Gracias Avelio!

22 de junio de 2015