yè shanghai

Ordenar por:

relevancia fecha

21/05/2016

Un restaurante con muy buen gusto

Hemos estado tomando el brunch que ofrecen el fin de semana. No incluyen el famoso cangrejo peludo, pero la carta es súper extensa, y además de todo lo que pidas de la carta, incluye una copa de cava y un plato principal a elegir entre tres modos de pato. Nosotros pedimos el pato crujiente de Shanghai, delicioso.

De la carta, puedes pedir todo lo que quieras en plan buffet, y las raciones son pequeñas pero más que suficientes para probar un poco de todo. Nosotros empezamos con 5 o 6 starters, nos saltamos los platos calientes y directamente fuimos a los dim sum, de los que pedimos unas 6 variedades. Los pan fried pork buns, los xiaolongbao y los dumplings de gambas al vapor, riquísimos.

Luego pedimos varios postres porque ya a los noodles no nos llegaba el apetito, de verdad que acabamos llenísimos.

Todo por 168¥, hay otra opción por 218¥ que creo que incluye cava ilimitado, pero nos valía con la copa para saborearlo y luego comer con el té que van rellenando todo el rato.

Musica jazz relajada todo el rato y un servicio edtupendo. Experiencia 10.

03/12/2012

Nahúm García lo descubrió en diciembre de 2012

de lo mejor de Shanghai

de visita obligada si vas a Shanghai, es uno de los sitios más elegantes y con una de las mejores cocinas de la ciudad.
El local es tirando a muy grande, con luz suave, y decoración sobria y elegante. Por las noches suelen tener a un pianista y a una cantante interpretando clásicos del jazz y la bossa (depende del día, imagino) creando un ambiente agradable y con clase.

La carta es enorme (y en inglés), se necesita un buen rato para empaparse de lo que hay y elegir. Uno de los ingredientes estrella es el cangrejo (hairy crab) peludo, no dejes de probarlo en alguna de sus variedades.

De precio está más que bien. Hay platos desde los 40-50¥ hasta más de 1000¥ en uno o dos casos, pero la mayoría rondan los 60 y los 160¥.

Aquí probé un vino blanco chino que me sorprendió gratamente, y que además está tirado de precio comparado con el resto de vinos. Muy dulce y rico, merece la pena.

Todo lo que pedimos estaba buenísimo, es un sitio para probar cosas nuevas sin miedo.

En total, con vino y postres, 350¥ por cabeza.