Ordenar por:

relevancia fecha

04/05/2016

Cuna de pescado y marisco

Hoy la capital vizcaína nos espera en un restaurante muy especial, con mucha solera, tradición y enorme buen hacer: el Zapirain de Bilbao. Tras muchos años de brillante andadura en la preciosa villa marinera de Lekeitio, en 2012 decidieron trasladar su sabiduría culinaria a la ciudad bilbaína. Detrás de dicha decisión se encuentran dos grandes hosteleros como Amaia Zapirain, hija del fundador, Jerónimo Zapirain, y Jesús María Loitegi. Ellos han sabido mantener la filosofía que sa basa única y exclusivamente en el producto.

Y así es. Continúan manteniendo la esencia del producto, donde destaca sobre manera todo lo proveniente del mar. Todo igual, salvo el entorno; si antes la bella marinera demandaba un comedor clásico y tradicional, ahora en Bilbao las cosas han cambiado radicalmente: actualmente el espacio es diáfano, con mucha luz, elegante y vistoso. A ello habría que unir alguna virtud más, tales como la exquisitez de la cubertería, mantelería y vajilla. No obstante, si hubiera que poner algún pero (algo en lo que un servidor insiste una y otra vez), habría que criticar la excesiva cercanía de las mesas. Tal era ella, que incluso cualquier movimiento físico exigía una molestia para los comensales cercanos, con todo lo que supone ello.

Entremos en materia. Como no podía ser de otra manera, nuestros manjares fueron prácticamente en su mayoría productos de la mar; eso sí, antes de comenzar con nuestro correspondiente homenaje gastronómico, Zapirain tuvo el detalle de deleitarnos con una deliciosa crema de patata en salsa verde, que a uno le hacían recordar sus años de infante.

El primer entrante fue quizás el más alejado del mar, si bien había toques marineros en el plato: risotto cremoso en huevas de erizo de mar. Ya ven, no era el típico riotto al uso, dado que el sabor del erizo convertía al plato en algo totalmente novedoso. Por cierto, el arroz muy jugoso, suelto y sabrosísimo.

El segundo entrante, sí que fue una especialidad de la casa y uno de los reyes entre los distintos mariscos: unas suculentas almejas a la plancha. Poco misterio tiene este plato, la verdad sea dicha; simplemente que la materia prima sea de calidad, algo que por otra parte es el lema de Zapirain: producto, producto y más producto.

Los platos principales, igualmente provenían del hábitat natural del rey Neptuno. Por un lado, lomo de merluza a la plancha con salsa de chipirón. Una tajada espectacular del señor de los mares con una salsa perfectamente escogida ¡¡Qué bien maridan ambos dos!! Merluza y chipirón son el matrimonio perfecto. Se puede decir que se trata de un plato cuyos ingredientes están unidos eternamente.

Y por otro lado, un plato que no abandonó las raíces del anterior: kokotxas a la plancha. Si uno opta por escoger el pescado más apreciado y señorial y de este se seleccionan sus dos partes inferiores de la barbilla, el premio gastronómico es de categoría. Yo fui uno de los afortunados. Quedará para los anales de mis recuerdos gastronómicos.

Sí que hubo espacio para el postre, pero quien les escribe comió con tanta ansia el dulce, que se olvidó de dejar testimonio gráfico. Doy fe que estuvo soberbio. Probablemente solo mencionándoles de que se trataba, les active las papilas gustativas: tosta de bollo caramelizada sobre natillas caseras.

Producto del mar en el plato. Eso es Zapirain.

Última visita: 29/04/16
Web del restaurante
Ver ubicación

C/ Juan de Ajuriaguerra, 22
48009 Bilbao

944 055 273

gastrodisfrute.blogspot.com.es/2016/05/cuna-de-pescado-y-marisco.html

08/02/2016

Javi G. Domínguez lo descubrió en abril de 2013

Genial

6 febrero 2016. No me voy a extender. Igual que siempre. Así da gusto.
_________________________________________________________________________
17 enero 2015: Solo decir que siguen impecables. De diez. Sin duda los mejores de Bilbao
_________________________________________________________________________
5 Julio 2014: Comida con mi mujer y de nuevo perfecto. En esta ocasión, percebes y almejas a la sartén simplemente espectaculares. De segundo compartimos un lenguado que estaba en su punto, sin excesos en su hechura, sin saber más a que a lenguado. De postre, arroz con leche y tarta de queso. Si la tarta de queso ya he comentado en otras ocasiones que es buenísima, el arroz con leche todavía lo supera. De por sí sería motivo suficiente para volver y volver. Por supuesto el trato maravilloso.
_______________________________________________________________________
La última visita el pasado viernes 6 de junio. Y de nuevo 5 estrellas. Me reafirmo después de ser la cuarta visita en un año. El mejor restaurante de Bilbao. No cambiéis nunca.
________________________________________________________________________

Hemos ido a comer seis personas después de mucho tiempo tratando de reservar mesa. El local muy bonito, moderno, luminoso. El trato familiar. La mesa, la primera entrando a la izquierda, en la que perfectamente entrarían diez personas si fuera preciso.
De entrantes, almejas a la sartén ( piezas grandes y exquisitas, en su justo punto ), perretxikos salteados y langostinos frescos ( geniales, de hecho repetimos ). De segundo dos raciones de besugo, dos cogotes de merluza y dos de lomos de merluza con salsa de txipis. Todos los platos de auténtico escándalo. Raciones generosos y en su punto de hechura. No se puede sacar ni un pero. De postre, yo pedí tarta de queso y es la mejor que he comido en mi vida. Otros pidieron de manzana, brownie, surtido de helados y coincidían en que estaban muy ricos. La de queso como digo lo mejor que he probado que no han sido pocas. Para beber dos botellas de Mar de Frades y dos botellas de Remírez de Ganuza 2006. El vino a muy buen precio, con poca recarga. Salimos a cerca de cien euros por cabeza y de verdad solo puede decir que lo vale. Para mi el mejor restaurante de Bilbao, superando al Enol en el pescado incluso. Cumplió mis mejores expectativas e incluso las superó. Lo recomendaré siempre si no cambia.

23/10/2013

Nueva referencia de la alta cocina vasca en Bilbao

Uno de los sitios que merece la pena conocer en Bilbao. Una sala alargada y sencilla, decorada con gusto, pero sin opulencias. Una carta sencilla pero con una materia prima que es de lo mejor que se puede encontrar en Bilbao. Obligatoria la sopa de pescado, única, tipo crema, con un espesor lleno de sabor. Para pedir solo sopa y repetir varias veces. Creo que repetí hasta tres veces.

Manteles y servilletas de tela.

19/09/2013

Extraordinario. Referencia en Bilbao para pescado

Antiguo restaurante de Lequeitio que ha traspasado su actividad al centro de Bilbao. Cualquier pescado de carta y de fuera con una pinta y una preparación sencilla y exquisita. En plato grande. Sopa de pescado (tipo crema) es obligatoria. Los calamares brasa deliciosos. Los postres caseros muy ricos. Local acogedor, no muy grande. Moderno y bien puesto. Servicio cercano, atento