Alvaro Armenteros

Restaurante Viridiana

+34 915 23 44 78

Calle de Juan de Mena 14 <m> Banco de España 2 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 316 personas

ver más restaurantes cocina creativa en Madrid

¿Por qué no viniste antes, pendejo?

me encanta, uno de mis favoritos

un check-in aquí

Eso es lo que he pensado al terminar el homenaje que me di ayer con mi consorte para celebrar su cumpleaños.

He rondado el Viridiana duranto mucho tiempo, siempre pensando en venir para alguna celebración o evento, pero siempre lo descartaba por alguna razón: estaba lleno, me venía la virgen a ver y me daban mesa en el Diverxo, lo típico....

El caso es que el sábado tocó por fin. Pillé mesa y no me llamaron de Diverxo, no hubo antojo de última hora de japonés, no se incedió el restaurante... ¡aleluya!

Llegamos un poco antes de la hora de la reserva (ansioso que es uno) y nos sentaron en nuestra mesa de la planta de arriba (hice los deberes y seguí varias recomendaciones leídas por aquí que recomendaban la planta de arriba). Éramos los segundos en esta planta, aunque intuyo que había algunos guiris abajo.

Antes de leer carta y escuchar platos fuera de la mismoa, unos bellinis al coleto que estaban del copón bendito. Dan ganas de pedir una jarra entera. ¡Que ricos!

Después, viene el momento Abraham del desglose de los platos fuera de carta. Yo ya estaba prevenido por todo lo que he leído en otras reseñas, pero he de decir que en este caso no aprecié la desgana se menciona en algunas de ellas,si no todo lo contrario. El bueno de Abraham estaba dicharachero: agradeció que habláramos español (de ahi mi comentario de que abajo había guiris) ,se sentó junto a nosotros ("las escaleras me dan apnea") y empezó a narrarnos los platos, trufando el relato con varios comentarios y chistes sobre su profesora de pilates a cuento de su cansancio con las escaleras ("una rusa de las buenorras") o sobre la procedencia de algunos de los productos ("los percebes y el pulpo son moritos, los gallegos son casi un mito, pero están buenos, claro"). Estaba el tio a sus anchas y yo me partí el pecho. Supongo que a algunas personas este comadreo no les gustará mucho, pero a mi me resultó simpático. Se nota que al tio le gusta lo que hace, esta en su casa y lo hace como quiere, sin preocuparse del qué dirán.
A todo esto, la descripción de cada plato era pa morirse. Estábamos como los perros de Pavlov. Hubiera hecho una enmienda a la totalidad de la carta y el fuera-de-carta. Mención aparte las coletillas acerca del precio de algunos platos ("percebes...estos son carisimos"). El tio desde luego fue transparente en cuanto a lo que nos esperaba al final, jeje.
Lamentablemente, hubo que decidir por algunos, y fueron finalmente 2 entrantes, 2 principales y un postre compartido, además de los 2 entrantes de rigor.

De aperitivos:

- Gazpacho de fresones con arenque encurtido: brutal la combinación del encurtido con el frescor del gazpacho y el dulzor de la fruta. Buenérrimo
- Boquerones marinados: 3 boquerones para cada uno en un marinado delicioso. Muy bueno.

Me quedé con las ganas de probar las famosas lentejas que sirve en otras ocasiones. Una buena excusa para volver ;)

Entrantes (cada entrante vino divido en 2 platos para compartirlos comodamente, un buen detalle)

- tortillas mexicanas rellenos de hongos y queso arzúa, acompañados de nopalitos. Las tortillas (hechas en la casa tal como nos explicó Abraham) tenían una textura y sabor tremendos. El relleno no le iba a la zaga. Y me sorprendio el buen sabor del nopal.

- El clasicazo huevo de pollita con crema de hongos y trufa. La trufa te la rallan en la mesa y no escatiman. Menudas pelotas de trufa llevaba la camarera en un cesto. Había ahi un pastizal en trufa. El plato es redondísimo. Hasta la habitualmente insulsa clara me pareció un manjar

Nuevo inciso de Abraham: se ve que a estas alturas todavía no tenía excesivo jaleo y vino otro rato a charlar a la zona donde estábamos. Tiró una maceta con un nopal sobre la máquina de café al intentar enseñarnoslo ("es la tercera vez que lo hago en una semana, el camarero se está cagando en mis muertos") y nos explicó que hace unos meses había tenido un percance en el brazo con fractura, clavos y placas de metal incluidas, que le habian dejado reducida la movilidad ("una putada pa un cocinero, ahora lo tiro todo"). El tio nos enseñó hasta la cicatriz, ni corto ni perezoso. Lo dicho, a sus anchas en casa. Me parto al cuadrado. Aprovechó también para vendernos su nuevo local mexicano, el Comala. Mencionó que tras un arranque con una carta demasiado convencional, ahora ya le habían dado un toque diferente y "donde se puede cenar por 25 euros" (literal...habrá que verlo)

Principales:

- tórtolas con risotto de trigo y setas: muslitos y alas confitadas y pechuga levemente asada. Nunca había probado la tórtola. Abraham me comentó que junton con la becada, es la ave que le parece mas delicada y exquisita. Visto lo visto, tengo que probar la becada porque con la tórtola retroeyaculé. Las alitas y muslitos no tienen mucha chicha pero es muy gustoso rechupetear el caramelizado. Las pechugas tienen un sabor exquisito, sublime. Había también una salsa espesita hecha con las carcasas que le daban la puntilla. También merece mención el risotto con trigo que estaba acojonante de bueno. No es tan pesado como el arroz, y tenía todo el sabor de la seta (creo que dijo que eran rebozuelos).

- pez mantequilla: dos medallones a la plancha con un sabor espectacular. No obstante, me impactó menos que la tórtola porque este pez ya lo había probado antes.

Postre: un helado de yogur griego con aguardiente. Muy correcto, pero lo menos destacable de la cena. No quise probar otras opciones mas elaboradas o llamativas porque estábamos petadisimos.

Regamos el homenaje con un Pétalos del Bierzo. Los precios de los vinos son estratosféricos. 45 lereles por esta botella que en tienda puede valer 15, es un hostión de cine. Lo pagas porque sabes a lo q has venido y porque la cocina es espectacular, pero en otro sitio es para poner una denuncia por robo con nocturnidad y alevosía.

El servicio bastante bien, aparte del chow de Abraham, pero hubo un detalle feo por parte del camarero que nos tomó la comanda: estabamos pidiendo los entrantes cuando entró un caballero con pinta de muy pudiente. El aparcacoches y otro que andaba por allí poco menos que se cuadraron y le hicieron casi una reverencia, y el que estaba con nosotros nos dejo con la palabra en la boca con un escueto "disculpen un momento". Alli los 4 le hicieron la ola al cheriff del garito, Supongo que debe ser un habitual que se deja un buen pastizal cada semana. Entiendo que a los buenos clientes se les de un trato un poco especial, pero no en detrimento de los demás. Aunque el camarero volvió a los 2-3 minutos, fue bastante feo. Afortunadamente, el resto de la cena fue tan cojonuda que nos olvidamos del tema y le mantengo las 5 estrellas porque sería injusto que la cagada de uno echara al traste el estupendo trabajo de todos los demás.

En cuanto a la "painful", pues lo esperado: 191 héroes por todo. Incluyendo los monólogos de Abraham, sale hasta barato :)

Desde ya, fan de Viridiana y de Abraham.

ver comentarios anteriores (16)

acme

Cagontó

15 de septiembre de 2014

Gath

Efectivamente Alvaro, cuando Abraham se siente a gusto, es una gozada, te cuenta, te explica, te visita varias veces, te cuenta chascarrillos, pero siempre desde la sencillez y la cercanía.
Yo también tengo pendientes las lentejas, habrá que,...,
Excelente report.

15 de septiembre de 2014

spider72

Yo a Abraham es al único que le perdono que su "fuera de carta" sea más prolijo que el "dentro de". Y lo su desgana...yo he ido dos veces y siempre me encanta su chachara, aunque esté "desganado" a mi me hipnotiza con su discurso.

Leyendo esto...¡quiero volver!

16 de septiembre de 2014

Gath

Totalmente de acuerdo contigo Spider, y además de todo lo expuesto, se come de fábula.

16 de septiembre de 2014

spider72

By the way, el Petalos a 40 y tantos euros es una barbaridad, sea o no Abraham. Yo utilizo el Pétalos, el Camins y el Arzuaga como "price indicators" en las cartas de vinos y vamos que más de 25 euros es una salvajada.

17 de septiembre de 2014

Lady Spider76

Estupenda reseña que me hace pensar que quiero volver a Viridiana, uno de mis restaurantes preferidos de Madrid.

Con nosotros Abraham también tuvo momentos de charla geniales.

En nuestra última visita tenía el brazo en cabestrillo y han pasado meses desde esta visita.

Lo de los vinos es una salvajada, efectivamente, creo recordar que nos comentó que no puede tener todos los vinos que le gustaría, pero que si el cliente trae el vino ellos te hacen el descorche. Debe ser una práctica habitual en Viridiana. A tener en cuenta.
ver comentario completo

17 de septiembre de 2014

Alvaro Armenteros

Pues era de los más baratitos de la carta. El más barato creo que estaba a 30 lereles pero no recuerdo cuál era. Abundaban los 60, 70, 80 y de ahí al infinito. Un día en un sitio de estos voy a pedir una de esas botellas de 5000 pavos sólo para ver que cara me ponen...porque con verme queda meridianemente claro que no puedo pagarlo :)ver comentario completo

17 de septiembre de 2014

Alvaro Armenteros

Habrá que ver cuánto cobra por el descorche...

17 de septiembre de 2014

Lady Spider76

llevando el vinazo la cuenta baja de manera nada despreciable....

17 de septiembre de 2014

Alvaro Armenteros

otia... detalle capital para una futura visita, porque impacta en la cuenta notablemente. Mejor: podré pedir otro plato y reventar definitivamente

17 de septiembre de 2014

spider72

Según lo que he leído por ahí (creo que en el 118, no sé) sí cobra por el descorche, pero si llevas un vino que no conozca, entonces no te cobra nada, pero lo prueba :D

Pero no estoy seguro...

17 de septiembre de 2014

Alvaro Armenteros

ya veo a la tropa llevando vinos de Osetia del Norte para ahorrarse el descorche :):)

17 de septiembre de 2014

Lady Spider76

Creo que eso nos lo dijo a nosotros...a mi también me suena...

17 de septiembre de 2014

spider72

David, me suena haberlo leído...pero no me hagáis mucho caso...

17 de septiembre de 2014

Lady Spider76

diario El Mundo:

2. ¿qué opina del descorche? ¿se puede hacer en Viridiana? ¿cuánto?

Aunque con el tiempo y en un alarde de sensatez he ido reduciendo mi carta de vinos, aún me parece ésta el reflejo del convulso viñedo mundial, por más que de algunos países apenas tenga un puñadito de marcas, si bien acepto de buen grado que el cliente se lleve sus vinos. Y sería la primera vez que yo cobrara por el placer de descorchárselos.ver comentario completo

17 de septiembre de 2014

Lady Spider76

Free...

17 de septiembre de 2014

spider72

Ah! vale vale

17 de septiembre de 2014

Lady Spider76

A la próxima ya sabemos!

17 de septiembre de 2014

acme

Joer,.... que no hace falta contarlo todo. Ahora van cuatro seguidos, piden descorche y para cuando yo vaya lo cobran.... Si es que no hay nadie al volante

Cuanto mal han hecho las redes sociales....
.... Y luego todos queremos ganar lo mismo...

17 de septiembre de 2014

acme

"mardito er día"

17 de septiembre de 2014

nanoc

Oiga! No sabía lo del descorche. Si hace falta que sean vinos que no conozcan, tengo un libanés guardado para una ocasión especial… (de Osetia del norte no, pero sí uno de azerbaijan, debería valer, jejeje)

23 de julio de 2015

ciudades

valoraciones

5 estrellas 40%

categorías 11870