Alvaro Armenteros

mostrando 4 sitios

Restaurante La Clave

+34 910 53 20 31

Calle de Velázquez, 22 <m> Velázquez 4 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 9 personas

ver más restaurantes cocina de mercado en Madrid

Bien para cocido

me gusta

un check-in aquí

Plan cocido en el mejor día para comer cocido: hasta estaba nevando en Madrid. Elegimos este lugar por recomendación tras fallarnos varios sitios que teníamos apuntados antes, bien por estar llenos, bien porque no abren los domingos (¿cómo puede cerrar un sitio especializado en cocidos un domingo?)

Sitio findo, en plena calle Velazquez, lo que no me casa mucho con templo de cocido a priori (inevitablemente, lo asocio más a tascas más austeras, la verdad). Tiene comedores en un semisótano y en en una planta superior, que es donde nos colocaron (6 adultos y 3 fieras). Sala cómoda en la que estuvimos muy agusto (llegamos de los primeros y nos fuimos de los últimos, que es buena muestra de que estábamos cómodos).

Cocido para 6 adultos y 3 sopas para la muchachada, servida con garbanzos tras solicitarlo nosotros, cosa que aceptaron sin problema.

Anuncian el cocido en 4 vuelcos, a saber: croquetas de pringá, sopa, verduras y carnes. Las croquetas vienen a razón de una por barba, pero son de calibre militar, munición de batería antiaérea en toda regla. Muy ricas las croquetas. Pediríamos más de no ser porque sabemos lo que viene después.

LLega, la sopa, inicio del cocido como tal, y donde se puede ver si la cosa va a ser buena o no. Una sopa que no esté bien va a tirar abajo cualquier cocido. Sopa parcialmente desgrasada pero sin pasarse. Esas sopas new age donde les quitan toda la grasa que se las queden otro. El cocido lleva grasa. Mucha, si. Pero es que es así, y al que no le guste, que se vaya a comer otra cosa. Esta sopa en particular resultó bien sabrosa y con su muy aceptable cantidad de grasa que nos cayó de maravilla con el frio que traíamos. Muy buena. Acompañaron con piparras y cebolletas. Dejaron la sopera para repetir, y vaya si lo hicimos. Apuramos prácticamente todo.

Sirvieron verduras y carnes en 4 bandejas a la vez. Cantidad abrumadora. De todo lo servido, destaco el relleno en pequelas bolitas, muy bien conseguido, y el tiernísimo morcillo (se notaba la caldiad del género) Por contra, el tocino me pareció lo más flojo. Demasiado duro y de sabor pelín fuerte. En general ,todo muy bien.

De postre, pedimos 3 cositas para compartir: tarta de manzana, coulant (ambos muy bien) y tarta de queso (superior). Cafés e invitación a licores (botella en mesa).

Vinate Habla del Silencio que nunca falla (a precio comedido). Muy buen servicio de pan, servido profusamente durante toda la comida.

El servicio muy profesional, muy correcto. Sin fallos.

El único pero es que se me hace caro el precio final. A 50 por cabeza para un cocido se me va un poco de ticket, por comparación con otros sitios de similar disfrute.
Recomendable, en todo caso.

etiquetas:

Ribera Navarra

+34 915 99 61 35

Calle Málaga, 3 <m> Gregorio Marañón 7 10 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 8 personas

ver más restaurantes cocina de mercado en Madrid

Otro gran cocido madrileño

me gusta

es quien más ha ido (1)

Este invierno me he propuesto probar varios cocidos con buenas referencias y aunque no consigo ir a mis primeras opciones por temas de calendario o no llamar con suficiente antelación (fallé con Charolés porque no preparan cocido en festivos y ahora con Malacatín porque los sabados está petados siempre y hay que llamar con mucha previsión) de momento los planes B me están funcionando muy bien.

Si en el caso del Charolés acabé visitando el Nuevo Horno de Santa Teresa con gran acierto y mayor disfrute, ahora he tenido similar suerte con esta Ribera Navarra, que nos ha ofrecido un señor cocido de muy buen nivel.

En este caso la sala está más currada, con paredes blancas y forrado de maderas claras que me resulta bastante agradable. No obstante, también es un sitio pequeño y la distribución un tanto complicada (es una L con partes un poco estrechas).

Todas las mesas que hemos visto han ido a comer cocido, ya que estos días están de jornadas del susodicho. De hecho, en las mesas ya están dispuestos unos boles con cebolleta, tomate especiado y guindillas. Ofrecen elegir en cuántos vuelcos se quiere degustarlo. Al ir con niños hemos pedido 2 vuelcos para reducir tiempos, que la paciencia no es una virtud en la chavalería.

Ponen de entrante unas croquetas bastante decentes que nos hemos comido en un suspiro.

De todos los arreos del castizo plato, destaco:

- La sopa:plena de sabor pero sin excesiva grasaza (ojo, grasa debe de llevar pero un pequeño desgrase le va bien en mi opinión) . Buenísima. Sopera en mesa para repetir hasta el infinito. Ouyeah.
- El repollo rehogado con ajo. Excelente. De lo mejor.
- Los garbanzos de tamaño no muy grande pero en su punto.
- El morcillo, el jamón y el pollo estaban nuy buenos.

En la parte negativa, sólo puedo criticar las patatas, que estaban un poco duras para mi gusto y han llegado casi frías a la mesa. Quizás el chorizo y la morcilla sean
mejorables, sin estar en absoluto malos.

De cantidad, siguiendo la tradición de este plato, no hemos podido acabar lo que nos han puesto (eramos 3 adultos)

Vinate navarro (haciendo honor al nombre) Príncipe de Viana crianza muy correcto.
No hubo valor ni aguante para postres. Cerramos con unos cafés.

El cocido cotiza a 22 lereles. Detalle muy de agradecer: no nos han cobrado nada por los niños (pequeños, de 2 y 4 años)
Al final, 30 pavos por adulto. Muy buena RCP. A estas horas sigo con llenazo :)

El servicio muy atento y amable desde el primer momento.
En resumen, sitio muy recomendable

etiquetas:

Nuevo Horno de Santa Teresa

+34 913 08 05 90

Calle Santa Teresa, 8 <m> Alonso Martínez 4 5 10 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 18 personas

ver más restaurantes asturianos en Madrid

Santo Cocido ven a mi

me gusta

un check-in aquí

Qué mejor manera de celebrar el día de la patrona de Madrid que apretarse un cocidito.
Mi primera opción fue ir al numero uno según la mayoría de opiniones que he oído, esto es, El Charolés. Según su web, preparan su famoso cocido lunes, miércoles y viernes, y el festivo era miércoles, así que estaba a huevo. Llamé con tiempo para asegurar mesa y al final de la reserva se me ocurrió decir que queríamos cocido, claro. Jarra de agua fría: los festivos de Madrid (El Charolés está en El Escorial) no hacen cocido. Se ve que para degustar su plato estrella o vives/trabajas cerca, o te pides el día libre. Mi no entender.

Obviamente, empecé a buscar opciones alternativas. Malacatín estaba en mi número dos, pero estaba lleno. Y a partir de ahí tenía varias opciones sin favorita clara: Lhardy (descarte por demasiado caro), La Bola ( descarte por opiniones encontradas de conocidos), Ribera Navarra y este Nuevo Horno que fue finalmente el elegido, sobre el anterior por puro azar.

Acierto de pleno. El sitio es pequeño y feo sin paliativos, pero uno no busca tomarse cocido en salas de diseño con grandes inversiones en interiorismo. Superado el tema visual, todo son buenas noticias: el cocido es de primer nivel y el servicio es fantástico.
El triunfo fue la sopa, que nos encantó a todos y éramos 12. De media, tres platazos por cabeza (yo cuatro) lo que nos lastró al final un poco. De las verduras me quedo con el repollo, rehogado con ajito, delicioso. Buenos garbanzos de los grandotes. Tremenda la salsa de tomate especiada. Del vuelco de carne ( presumen de un premio en este vuelco por una asociación) me gustó mucho el untuoso tocino blanco, el chorizo y la morcilla, aunque el nivel en general era alto. Hay que admitir que a este vuelco llegamos todos justitos por el homenaje sopero, y sobró más de la cuenta. Reseñar que en todos los vuelcos ofrecían reposición de género sin límite. Locura.
De postre yo probé una torrija que era seca(sin ningún jugo ni leche en el plato) pero que era muy jugosa por dentro. Muy rica.
El único pinchazo fue el vino de la casa, un Rioja reserva que no me convenció.

El trato fue muy cordial, casi familiar. La dueña está pendiente de todo y te ofrece los "refills" con una efusividad que es imposible no aceptar. Chupitos y cafés a cuenta de la casa. Salimos a 32 chufos per cápita, que me parece un muy buen precio por calidad y cantidad. Un 4++ pero para el 5 en un cocido soy muy exigente por el amor que le tengo al plato. En cualquier caso, ¡¡Bravo por este Nuevo Horno!!

etiquetas:

Miss Migas

Es de mis favoritos de Madrid sin duda.

13 de noviembre de 2016

Posada de la Villa

+34 913 66 18 60

Calle Cava Baja 9 <m> La Latina 5 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 72 personas

ver más restaurantes castellanos en Madrid

aceptable cocido en bonita sala

está OK

un check-in aquí

Visita dominical para zampar cocido en La Posada de la Villa encargado con antelacion.

El restaurante ocupa todo un caserón en la cava baja. La entrada impresiona con el tremendo horno presidiendo la planta baja. Nosotros hemos estado en la primera planta, junto a una ventana. Me ha parecido que en cuanto a decoración/ambientación, el lugar está muy conseguido; tiene atmósfera de posada rústica. Mola el detalle de las sillas con nombre de personajes famosos que han visitado el restaurante. Me ha tocado Matías Prats , permiteme que insista ;)

De entrante por cuenta de la casa nos han puesto unas ricas croquetas y aceitunas de Campo Real (mis favoritas)

Después, cocido en dos vuelcos. Primero sopaza buenísima, desgrasada lo justo.
Después todo lo demás en dos bandejas. Siendo 4, encargué cocido para 3, porque ya me conozco como se calibran las raciones en estos sitios, y estas bandejas me han dado la razón. Podría haber comido una persona más, aunque me ha parecido que habia descompensación en las cantidades de cada elemento, tal como explico más abajo.

Buenos y abundantes garbanzos (aunque los he probado mejores), muy buen pero escaso repollo, correctas patatas y zanahorias pero también un poco escasas. Poco tocino aunque muy rico. Un sólo hueso de caña con tuétano. No daba para cuatro. El tuétano del copón de rico. Bien el morcillo, tierno y en cantidad adecuada. Bastante pollo que no me ha dicho ni fu ni fa pero es el ingrediente que menos me gusta del cocido de siempre. Chorizo normaleras y muy buena morcilla, sin problemas de cantidades. Apenas un trozo de tocino con veta, y no he visto punta de jamón aunque puede que estuviera entre los garbanzos que han sobrado. En resumen, un segundo vuelco bastante descompensado sobre todo en cuanto a cantidades. Creo que deberían mejorar esa parte.

En líneas generales, es un buen cocido donde destaca la sopa sobre lo demás, pero creo que mejorable.

De postre hemos probado requesón con miel y cuajada casera. En ambos casos, bastante buenos.

Botella de vino de la casa (vino madriñeño de la zona de Villamanta) aceptable.

El servicio amable pero un poco lento.

La cosa ha cotizado a unos 35€ per cápita.

Creo que volveré pero a probar los asados que he visto en otras mesas que pintaban y olían muy bien. Para cocido, prefiero otros sitios

etiquetas:

ciudades

valoraciones

4 estrellas 40% 3 estrellas 13%

etiquetas

categorías 11870