Alvaro Armenteros

Kabuki Wellington

+34 915 77 78 77

Calle de Velázquez, 6 (Hotel Wellington) <m> Retiro 2 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 271 personas

ver más restaurantes japoneses en Madrid

Superlativo

me encanta, uno de mis favoritos

Después de mucho tiempo de leer cosas de este restaurante, llevé ayer a mi pareja por su cumpleaños. Creo que el regalo me lo hice a mi mismo, aunque doy fe que ella también lo disfrutó.

Es la mejor experiencia en gastronomía japo que he tenido en mi vida, al menos fuera de Japón. Eso si, es una experiencia que se paga a precio de oro pero, en mi humilde opinión, merece la pena si amas el placer de degustar manjares como yo.

Probamos:

- niguiri el de wagya, muy bueno
- niguiri de san pedro con un chile rojo, tremendo
- niguiri de toro con azucar flambeado, delicioso
- niguiri de pez blanco (cabracho) con trufa y el de huevo con trufa,estratosféricos. El toque de trufa y la textura del pescado junto con el arroz hace una rave en tu boca. Me comería un palet entero de estas mierdas
- usuzukuru de pez blanco con mojo, muy rico
- usuzukuru de toro con pan y tomate, excelente
- sashimi de toro, pura mantequilla en la boca. Del cagarse de bueno.
- un futomaki de anguila, crujiente por dentro y templado, exquisito.
- una tempura de ortiguillas de mar, con un sabor a océano sorprendente que me gustó mucho
- de remate unas costillas con salsa. Una carne que se deshace con solo tocarla con los palillos. La salsa es pesada así que no es muy recomendable pedir dos raciones. Es mejor compartir una. El sabor y la textura es excepcional. No solo dominan la mar estos del Kabuki.

De beber, fuimos acompañaodo de vino por copas: de aperitivo 2 kir royal, 1 copa de un riesling seco cojonudo, 2 copas de un ribera del duero llamado Aaltos o algo así que ya ando buscando botella, y una copa de Umeshu (licor dulce de ciruelas).

De postre, un chocolate con churros como homenaje madrileño (con una pasta de te verde amarga, dando un contraste riquísimo) y un té de jazmin, que me gustó y eso que no soy de té. Yo creo que a esas alturas ya estaba drogado de placer y me hubiera gustado hasta la grasa de las sartenes de la cocina en un bol...

El servicio muy bueno. Amable y simpático sin ser unos pesados. Y nada estirados, como pasa en algunos sitios de alto copete donde las estrellas les sientan muy mal... Como nota muy positiva, el maitre se tomó la libertad de reducir la ración de sashimi de toro completa que habíamos pedido a una media ración, pues consideró que habíamos pedido bastante toro (cierto, nos encanta, pero también cierto que nos habíamos pasado 3 pueblos) y en total teníamos pedida bastante comida. Hay que tener en cuenta que ese sashimi es de lo más caro de la carta, rondando casi los 50 pavos la ración completa. Me pareció un detallazo, cuando podría haberse limitado a servirnos lo pedido e incrementar la cuenta...

Por cierto, estuvimos en la barra y creo que es la mejor opción si te mola cocinar y ver como trabajan los profesionales. En este caso estuvimos viendo como curraba el jefe del garito, Ricardo Sanz, y un par de chefs argentinos (de origen japonés) que eran sus mano derecha e izquierda, supongo. Muy simpáticos todos, atentos y preguntando más de una vez qué tal iba la cena...

Al final, rejón de 235 pavos. Pero tengo que decir que lo pagué sin ninguna pena, porque disfrute desde el minuto 1.

Como Terminator, volveré! (eso si, cuando mi cartera se recupere)

etiquetas:

listas: japoneses

ciudades

listas

valoraciones

5 estrellas 40%

etiquetas

categorías 11870