Alvaro Armenteros

Umiko

+34 914 93 87 06

Calle los Madrazo, 18 <m> Sevilla 2 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 88 personas

ver más restaurantes japoneses en Madrid

grandes platos + estupendos niguiris = japomenaje

me encanta, uno de mis favoritos

un check-in aquí

Teníamos muchas ganas de probar algún japo que no conociéramos y de entre todas las opciones de mi lista de pendientes me decanté por este Umiko tras la recomendación de un amigo y también las buenas críticas por aquí leídas.

Vale que es un japo poco hortodoxo, que cae más en la categoría "fusión", pero me apetecía mucho probar buenos niguiris y lo que leí de los que preparan aquí me convenció.

Los prolegómenos no fueron nada buenos. Sólo decir que mi reserva era para las 21:15 y llegamos a las 22:40. Odisea en la carretera por accidente sumado a 30 minutos para conseguir aparcar (todos los parking de la zona llenos)

Llegamos un pelín estresados pero llegamos. Allí estaban nuestros 2 sitios en barra. En estos restaurantes japos es la zona que más me gusta.

Fue pedir bebidas, ponernos en manos de los jefes del garito, y remontar. Pedimos unos entrantes y luego fuego graneado de niguiris a discrección del chef. A billetera en llamas, sin remisión. Los entrantes fueron un par de ostras (peruana y tempurizada), unos sepionets, unos berberechos y la falsa boloñesa de atún. Nivelazo. Todo riquísimo.

Y luego empezó el desfile de niguiris sin compasión. Se nos fue un poco la pinza con la cantidad, pero como nos había costado tanto llegar a cenar, necesitábamos un plus para compensar. Perdí la cuenta de los niguiris degustados, pero fácilmente nos hicimos el 80% de la lista. Gunkan de erizo, el cordobés, el ensalada madrileña, el de salmonete, el de sardina, el de buey de mar... Obviamente, casi volcamos. De nuevo, nivelazo. Alguno me pudo sorprender más que otro pero todos estaban cojonudos.

No hubo fuerzas para postre (aunque tampoco soy muy fan de la repostería asiática) y cerramos con un par de tés. Previamente habíamos acompañado el homenaje con copas de vino: 3 de un riesling cojonudo (nombre germámico imposible de recordar) y un tinto mencía para mi consorte de nombre tirachinas que también estuvo muy a la altura.

La atencion fue rodada, muy amables desde el principio. Los camareros y camareras (todos bastante jóvenes, o yo que soy muy viejo) atienden bien aunque me resultan un poco forzados en su trato (de nuevo, debe ser que tengo mucha pinta de viejo y me tratan con deferencia. Horror). Los dos maestros que se fajan en la barra con todos los pedidos me resultaron más naturales. Como llegamos de los últimos, nos fuimos también de los últimos y estuvimos departiendo un ratillo con ellos al final.

La cosa nos salió a 85 pavos por cabeza, que es un buen crochet a la cartera, pero bien es cierto que la comanda fue más que generosa. Yo creo que pidiendo con calma y sensatez (sin estar poseídos por la ira y la ansiedad) se puede cenar bien por 60 pavos. Sigue siendo un buen importe, pero hablamos de muy buen producto y elaboraciones muy guapas.

Para mi, muy recomendable. Entre los mejores japos de Madrid.

etiquetas:

ciudades

valoraciones

5 estrellas 40%

etiquetas

categorías 11870