275 sitios, 371 seguidores, 90 descubiertos, 53.039 visitas

Aficionado a la (buena) gastronomía. Periodista de la vieja escuela. Me gusta escribir para compartir mis experiencias. Como de todo siempre que esté bueno. Alg...

Carlos Maribona

mostrando 3 sitios

La Cabra

+34 914 45 77 50

Calle Francisco de Rojas 2 <m> Bilbao 1 4 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 129 personas

ver más restaurantes cocina de mercado en Madrid

Lo nuevo de Javier Aranda

me gusta

Este es el nuevo restaurante de Javier Aranda, el ex de Piñera. Con barra de entrada y mesas altas donde se sirven raciones y platos del día, y un comedor elegante pero sencillo con la cocina vista al fondo. Una carta con platos en los que liberado de una cierta rigidez que le imponía Piñera vuela con más riesgo, y sale bastante airoso del tema. Cuenta con un equipo de sala muy joven pero profesional y que se esfuerza por agradar (aunque tal vez no deberían preguntar continuamente cómo va todo y si nos ha gustado). Estupendos los espárragos de Tudela con crema de guisantes y albahaca. Arriesgado el calamar de potera con pasta rellena de picadillo de cerdo (oreja, panceta) pero que resulta bien. Demasiado barroco el estofado de fresas en ron con sardina rellena de aceituna negra (muchas cosas, plato confuso). Buenísimos los callos de mar (callos de bacalao, chorizo de caballa, morcilla de calamar) que no son originales pero que están muy bien hechos. Potente el suquet que acompaña a un san pedro. Muy lograda la terrina de cochinillo y anguila. Y bien a secas los postres, aunque el tartar de campari con helado de naranja sanguina resulta muy refrescante. Carta de vinos muy corta, a muy buenos precios, elegida con cierta intención por el joven sumiller.

etiquetas: , ,

listas: Cocina de mercado

Casa Gerardo

+34 985 88 77 97

Carretera AS-19 km 8 Prendes Candás, Asturias, España

guardado por 82 personas

ver más restaurantes asturianos en Candás

El mejor de Asturias

me encanta, uno de mis favoritos

Pedro Morán es el hombre que supo actualizar el restaurante familiar y al mismo tiempo actualizar la cocina heredada de sus mayores. La fabada y el arroz con leche no son los mismos que los de hace 50 años porque el cocinero ha sabido aligerarlos, ponerlos al día, sin renunciar a todos sus sabores. La fabada ha perdido grasas y ha ganado en la calidad de sus ingredientes pero sigue estando igual de rica que siempre. Pedro, junto a su hijo Marcos, dirige un restaurante que puede estar a la vez en una lista de cocina creativa y en otra de cocina tradicional, porque ambas conviven armoniosamente. Más rompedor y arriesgado el menú gastronómico, que a pesar de todo se remata con la fabada y el arroz con leche que son emblemas de la casa; más tradicional la oferta de la carta, en la que los platos se ciñen más al recetario clásico. En mi última visita, empezamos el menú con los imprescindibles aperitivos en los que no faltan el bocadillo crujiente de quesos asturianos y las croquetas de compango de la fabada y que se completan con un caldo de cocido con longaniza de Avilés, el jugo de fabas con angula y una tostada muy fina con queso Rey Silo rojo. Siguen la Castaña, una emulsión de castaña asada con finas láminas de castaña cruda y frita; los Berberechos, una emulsión de placton marino que envuelve unos descomunales y sabrosos berberechos, recubierto todo con una tierra de placton y pistachos; y el Salmonete, una pieza enorme que va sobre un salmís hecho con el resto del pescado, una técnica para la caza que se aplica con éxito a este potente pescado. Fuera de menú pruebo la becada, impresionante. Por un lado las pechugas, cocinadas que no crudas, pero totalmente sonrosadas, con el punto de sangre, con todo su sabor pero mucho más tiernas y delicadas, sobre un ligero salmís tradicional. La cabeza entera, para chupar. Y las patas más hechas sobre un picadillo de los menudillos del pájaro. Hubo más cosas: sopa de cebolla con manzana; civet de liebre con rocas de cacao; anchoa con pan, tomate y alcaparras; ostra escabechada al momento con daditos de cochinillo; o cigala gigante con un suave puré de patata y placton. Sólo un plato no me gustó, tal vez porque creo que los oricios hay que tocarlos lo menos posible: el erizo con un aire meloso de leche quemada y vinagreta de sisho. Mucho sabor a leche y poco a oricio. Para rematar, como es tradición, la fabada. No se puede comer en Casa Gerardo y no probarla. Como postres, torrija con helado de arroz con leche y piel de leche crujiente; el ya conocido Choco, Martini, Pasión, que combina sopa de chocolate, gel de Martini y sorbete de maracuyá; y el imprescindible arroz con leche. El mejor restaurante de Asturias por instalaciones, servicio y cocina.

etiquetas: , , , , ,

listas: Asturias

Iñigo Lavado

+34 943 63 96 39

Avenida de Iparralde 43 Irun, Guipúzcoa provincia, España

guardado por 11 personas

ver más restaurantes cocina creativa en Irun

Buena cocina en la frontera

me gusta

En Irún, junto al puente internacional, en el edificio Ficoba. Abajo, un espacio llamado Singular Food, donde comer de manera informal y a precios asequibles. El restaurante está en el piso superior, un cubo acristalado muy moderno. Íñigo, discípulo de Martín Berasategui, es un cocinero con buena formación que desarrolla una cocina inteligente. Nos fuimos al menú degustación (60 euros), atractivo en líneas generales aunque con algún que otro altibajo. Muy bien el huevo, pan y jamón, que se come de un bocado, lo mismo que el jardín de verduritas de temporada sobre una tierra de remolacha y almendras con diversas emulsiones. La papada ibérica suavizada con helado de manzana verde está muy bien, no tanto las migas que la acompañan, un tanto pastosas. El mejor plato del menú son las cocochas a la parrilla sobre un arroz de algas, que conjuga sabores potentes y texturas en acertado equilibrio. No puedo decir lo mismo de un taco de bacalao frito, con una emulsión de pil pil. Bacalao que soltaba mucha agua y con escaso sabor. El carré de cordero lo cambiamos por unos morros rellenos de hongos, con patata con huevo y crema agria, que fueron otro de los aciertos de la comida. Para terminar, refrescante el helado de cáscara de limón y jengibre, con unas gotas de ginebra. Y de nuevo decepcionante una torrija que habíamos pedido cambiar por el chocolate a la brasa del menú. No acertamos en este caso. Añadimos también una tabla de quesos que resultó de escaso interés. Lástima de esos pequeños baches que impidieron que el menú fuera todo lo redondo que cabía esperar. Un bien pero… que no responde a la indudable capacidad de Lavado.

etiquetas: , , ,

listas: País Vasco