275 sitios, 371 seguidores, 90 descubiertos, 53.059 visitas

Aficionado a la (buena) gastronomía. Periodista de la vieja escuela. Me gusta escribir para compartir mis experiencias. Como de todo siempre que esté bueno. Alg...

Carlos Maribona

mostrando 22 sitios

Thai Garden 2112 (The Garden)

+34 915 77 88 84

Calle de Arturo Soria 207 <m> Arturo Soria 4 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 65 personas

ver más restaurantes asiáticos en Madrid

Jardín tailandés

Carlos Maribona lo descubrió en junio de 2011

me gusta

Del mismo propietario que los desaparecidos Thai Gardens, este The Garden responde perfectamente a la nueva ubicación, con un espléndido y tranquilo jardín ideal para estas noches de verano. Jardín que, como el comedor interior, está decorado con motivos orientales, desde orquídeas hasta budas de piedra. La carta es más breve que en los anteriores locales, pero se mantiene la línea, con platos tailandeses, especialmente del norte de aquel país, que permiten una aproximación a esa milenaria cocina aunque acusando una cierta occidentalización, aligerando la potencia original de las elaboraciones para adecuarla al “gusto español”. De todas formas, si se quieren sabores auténticos no hay más que pedirlos. Esta es una cocina para compartir, con los platos al centro de la mesa, con la única excepción de las sopas, que merece la pena probar. Aún así hay una división entre entradas y principales. De las primeras, están ricas las brochetas de pollo marinado en leche de coco y hierbas que se hacen a la parrilla y resulta refrescante la ensalada de vermicelli, esos finos fideos transparentes que se acompañan con pollo, langostinos, zumo de lima y toronjil. También buenos los “poh pia thoot”, los clásicos rollitos primavera que llegan bien crujientes y que se comen envueltos en hojas de lechuga con menta fresca. Fallan por completo las empanadillas al vapor rellenas de langostino con la masa basta y chiclosa. De los platos principales probamos los langostinos al curry rojo, demasiado suave; el pollo en tiras y rebozado con una salsa de tamarindo, guindilla y albahaca, francamente bueno; y la ternera salteada con verduras en salsa de ostras. También el tradicional “pat thai”, los tallarines salteados con verduras, soja y cacahuetes. Todo muy correcto en líneas generales pero con esa reducción de potencia. Para terminar, lo más adecuado es el plato de frutas exóticas o algún buen helado de los que se ofrecen. La parte más negativa está en la bodega. Muy pocos vinos, especialmente blancos que son los más adecuados para esta cocina, y a unos precios exagerados. Casi mejor beber cerveza tailandesa. O algún buen cóctel, que los hay.

etiquetas: , ,

listas: Cocina tailandesa

Olio

Estaremos pendientes, ...

14 de junio de 2011

La Tupina

+32 556915637

6 Rue Porte de la Monnaie Burdeos, Francia

guardado por 4 personas

ver más restaurantes en Burdeos

Cocina tradicional en Burdeos

Carlos Maribona lo descubrió en septiembre de 2012

me encanta, uno de mis favoritos

En Burdeos, junto al río y cerca de la estación de Saint Jean. Un bistrot muy clásico, de cocina tradicional bordelesa, decorado con gusto y con una agradable aunque estrecha terracita en plena calle. Hay menús por 38 y 65 euros (más el de 18 al mediodía), aunque optamos por la carta. Pedimos carpaccio de pato con aceite de trufa. Estupendo el foie mi-cuit, bien ortodoxo. Y tan ricas como contundentes las dos especialidades tradicionales del suroeste francés que tomamos: macaronade (macarrones gruesos con boletus, hechos en grasa de pato), y lamprea en conserva (en la carta especifican la conservera que la elabora, Garde, que aseguran que es la mejor). Está hecha, como es lógico, a la bordelesa, aunque con patatas y puerros, sobre una tostada de pan con ajo. Bien cobrada la ración (45 euros), aunque abundantísima (de la cacerola salen dos platos). Para terminar, buenos quesos. Atractiva carta de vinos, no muy larga, ordenada por precios. Muy recomendable.

etiquetas: , , , ,

Le Bistrot Gabriel

+32 556300030

10 Place de la Bourse Burdeos, Francia

guardado por 4 personas

ver más restaurantes en Burdeos

Bonito y céntrico bistrot

Carlos Maribona lo descubrió en septiembre de 2012

me encanta, uno de mis favoritos

En el corazón de Burdeos, en plena plaza de la Bolsa. Su aspecto, con una terraza moderna, es turístico, pero no hay que dejarse engañar por las apariencias. En la guía Michelin figura como Bib Gourmand, y responde plenamente a este modelo. Forma parte del restaurante Le Gabriel, del chef François Adamski, ganador del Bocuse d'Or en 2001, que tiene una estrella Michelin. Pero este cierra el domingo, y el bistrot no, por lo que es una buena opción en una ciudad que queda casi desierta en lo gastronómico los domingos. Cocina tradicional a precio más que razonable en un ambiente muy cuidado, con servicio de nivel y buenos detalles. En la planta baja, un bar con coctelería. Buenas ostras de Cap Ferret, hueso de caña abierto con su correspondiente tuétano (foto superior), salmón ahumado casero, estupendo steak tartar cortado a mano, ravioli de gambas, plato de quesos bien afinados de la fromagerie Jean D'Alos, una de las mejores de Burdeos... Además de la carta, un menú de 29 euros. Bodega breve, con muchas segundas marcas a precios competitivos. Tal vez la mejor relación calidad-precio de la ciudad. Muy recomendable.

etiquetas: , , , , ,

Le Saint James

+33 5 57 97 06 00

3 Place Camille Hostein , Burdeos Burdeos, Francia

guardado por 2 personas

ver más restaurantes en Burdeos

Una buena opción cerca de Burdeos

Carlos Maribona lo descubrió en septiembre de 2012

me encanta, uno de mis favoritos

Un dos estrellas Michelin en el lujoso hotel del mismo nombre en Bouliac, muy cerca de Burdeos. El chef es Nicolas Magie. Platos estéticos, con puntos impecables, de sabores limpios, con enorme frescura, potencia e intensidad. Magie es un chef atrevido, que asume riesgos. Juega mucho, y con acierto, con los contrastes, y añade guiños orientales que agradan y sorprenden. Al buen nivel de los platos hay que unir una terraza mágica en el jardín del hotel, dominando la ciudad Burdeos y buena parte de los viñedos de Pessac. Servicio de alta escuela, como se encuentra en casi todos los restaurantes de dos y tres estrellas en Francia, aunque con un feo detalle al final de la comida, impropio de un servicio de ese nivel: cuando sólo quedábamos dos mesas en el jardín desapareció prácticamente todo el equipo. Además de la carta, varios menús. Uno para el mediodía de 47 euros, otro por 68 euros, con platos fijos, y el largo de degustación, con aperitivos, tres entradas, pescado, carne, queso y tres postres, que cambian en función del mercado. Francamente bien por 135 euros. Buen aperitivo del menú, un torto de manzana con una suave emulsión de azafrán con cangrejo y pan frito. Y espléndida la primera entrada, una visión personal del chef del entrecote a la bordelesa: una lámina muy fina de carne de buey, como de carpaccio, envuelve un sabroso tartar de la misma carne; encima, el tuétano rebozado y frito; y, al lado, un helado de salsa bearnesa muy logrado, y una gelatina de vino tinto. Destaca también el langostino con coco, con un jugo tai de crustáceos y tapioca marinada en lima. Sabores de oriente, frescos, potentes y bien conjuntados. Menos interesante, pero nueva muestra de la buena técnica del cocinero, el foie gras de pato a la plancha, suavizado con ensalada de berros y nabo encurtido. Al lado, un pastelito de espinacas y una quenelle de chipirón picado. De pescado, lubina impecable de punto, con una corteza hecha con su piel frita. Como guarnición alga nori, un tartar de ostras muy cítrico, mejillones y crema de cilantro. Y de carne, otro clásico bien revisado. Pechuga de pichón laqueada, perfecta, con una quenelle de sus menudillos, girolles (chantarelas), un refrescante canutillo de menta, cilantro y rúcula, y vinagreta de cebollitas. Plato de queso y varios postres: moras con crumble y crema; un helado de melón con limón y almendra amarga; una mousse de chocolate con bolitas de crema y, de nuevo, sorbete de limón. Ninguno llama la atención. Con los cafés llegan las "mignardises": atrevido vasito de gazpacho de tomate, pimiento y fresas; chocolate con hinojo confitado; café glacé. Excelente bodega, con precios altos como ocurre en todos los restaurantes de la zona.

etiquetas: , , , , ,

listas: Alta cocina

Asgaya

+34 913 53 05 87

Calle Doctor Fléming 52 <m> Cuzco 10 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 97 personas

ver más restaurantes asturianos en Madrid

Buen asturiano moderno

está OK

Un nuevo restaurante de cocina asturiana abierto al final de Doctor Fleming, donde estuvo un tiempo A de Alba (de los hijos de Lorenzo Sanz). Me habían llegado buenas referencias y no me ha defraudado.
Espacio moderno y cuidado, con una carta de platos tradicionales asturianos revisados por el ínclito Andrés Madrigal, que ha sido el asesor gastronómico. Tienen también una amplia terraza, aunque hoy no era el día para comer al aire libre. Al frente de la sala, María José, que conocimos en Mandi y en Puerta 57. Buen producto, precios razonables y tradición en el plato aunque muy aligerada. Almejas en salsa de sidra; lasaña de centolla con intenso sabor a mar y el toque atrevido de unos trozos de piparra; excelentes verdinas con berberechos y mejillones; rodaballo de calidad en ajada con puré de patata; y una peculiar versión del cachopo asturiano de ternera en forma de bolas rellenas de foie (muy poco, un toque sutil) y cebolla confitada. Postres también de raíz asturiana: milhojas de praliné de avellanas con helado de yogur (yogur y avellanas es una combinación habitual en algunas zonas de Asturias), y frixuelos de crema con helado de avellana, para mí lo más flojo. Un sitio que lleva abierto menos de un mes y que hay que seguir de cerca.

etiquetas: , ,

listas: Cocina asturiana

Taberna Gaztelupe

+34 915 34 91 16

Calle del Aviador Zorita, 32 <m> Alvarado 1 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 163 personas

ver más restaurantes vascos en Madrid

Un gran marmitaco

me gusta

El local necesita una urgente remodelación, pero cuenta con una clientela muy fiel que, especialmente al mediodía, busca esa cocina de siempre, la de los guisos populares, las verduras, los pescados y las carnes rojas. Una cocina que pese a algunos detalles anticuados en presentaciones y en guarniciones sigue funcionando satisfactoriamente. Y que responde además a las exigencias de la clientela en tiempos de crisis, refugiada en los sabores y en las elaboraciones más tradicionales. Si lo unimos a un servicio eficaz aunque un tanto confianzudo, y a la existencia de una terraza que es la panacea de muchos restaurantes en estos momentos, podemos decir que Gaztelupe sigue siendo uno de esos sitios que fallan poco y que se convierten en un refugio seguro para quienes no buscan la creatividad ni la sorpresa en la mesa. Una de las mejores épocas para visitar, o revisitar, esta casa es precisamente la estival, cuando llega a los puertos el bonito del norte. Aquí trabajan como muy pocos en Madrid este pescado del Cantábrico. Sobre todo el marmitaco, uno de los mejores que se pueden encontrar en la capital, con el bonito poco hecho, muy jugoso, y un caldo excepcional. Además, lo preparan, entre otras formas, asado con tomate natural, a la riojana, o encebollado. En la larga carta, mucha tradición y algún toque moderno. De la primera buen jamón de Joselito; veraniegas pochas con almejas algo faltas de reposo; menestra de verduras de temporada; guisos como los callos o las manitas deshuesadas; merluza y bacalao en diversas preparaciones, o carnes rojas como el entrecotte a la parrilla fileteado. En la parte más “moderna”, las sardinas ahumadas sobre ajoblanco se pierden un tanto con un arrope de tomate demasiado dulce, mientras que resultan agradables un tartar de aguacate y cangrejo con vinagreta de centollo y el salmorejo con pulpo a la brasa. Dualidad también en los postres. Por un lado panchineta o natillas. Por otro, brevas con crema de cuajada o sopa de cerezas con helado de queso. No está mal la bodega, aunque con predominio de vinos tradicionales.

etiquetas: , , ,

listas: Cocina vasca

Restaurante Doma

+34 944 25 33 00

Mazarredo Zumardia 61 (Gran Hotel Domine Bilbao) <m> Moyua 1 2 Bilbao, Bizkaia provincia, España

guardado por una persona

ver más restaurantes en Bilbao

Comer bien con grandes vistas

Carlos Maribona lo descubrió en julio de 2012

me gusta

En la séptima planta del Gran Hotel Dómine, el mejor alojamiento de Bilbao. Es la última apuesta gastronómica de Martín Berasategui. El comedor se protege tras unas enormes cristaleras curvas (el diseño de Mariscal está presente en todos y cada uno de los rincones del edificio), mientras que la terraza abierta es el espacio perfecto, cuando el tiempo acompaña, para tomar un aperitivo o la copa de la sobremesa disfrutando de esas espectaculares vistas. Responde al mismo modelo que los restantes establecimientos repartidos por España que llevan la firma de Berasategui, desde el Lasarte barcelonés hasta el MB tinerfeño. Muchos platos de la carta de la casa madre, algunas variaciones adaptadas a la zona y productos de temporada muy bien seleccionados son las claves. Y por supuesto, imaginación, técnica y sabor como protagonistas. El menú degustación cuesta 87 euros, y se abre con dos aperitivos: un gazpacho de melocotón con berberechos, y vieira con crema de sus corales. Sigue con uno de los grandes platos de los últimos años, las perlas de hinojo en texturas, creado en 2009 El menú incluye también un plato de foie gras.
Sigue con ravioli de chipirón negro relleno de bogavante y langostino y con un jugo de pimienta y curry. Un espectacular rodaballo, perfectamente acompañado por unas esferas de guindilla y una ligerísima crema de setas. Y termina la parte salada con el cordero asado con pimientos. El primer postre es la histórica sopa de piña con helado de coco y granizado de ron. El segundo, crema de mamía con helado de cuajada. El servicio de sala y la bodega, responden a lo que cabe esperar de un establecimiento de esta categoría. Lo que no responde es el elevado nivel de ruido del comedor. Una vez más el diseño está reñido con lo funcional.

etiquetas: , , ,

listas: Vizcaya

Restaurante Sacha

+34 913 45 59 52

Calle de Juan Hurtado de Mendoza, 11 <m> Cuzco 10 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 418 personas

ver más restaurantes cocina de mercado en Madrid

Tradición y producto

me encanta, uno de mis favoritos

Un restaurante que lleva ya cuatro décadas dando bien de comer al margen de las modas pero llenando todos los días y dando continuas satisfacciones a su clientela. Se come muy bien porque se utiliza un producto de primera y porque se respeta al máximo ese producto. Nada de modernidades, sabores tradicionales, que no es lo mismo que antiguos, servidos en un comedor peculiar, más parecido al de un domicilio particular, lo que hace que uno se sienta como en casa. O servidos también en una de las terrazas más agradables de Madrid.
En Sacha hay propuestas que nunca fallan. Las ostras fritas o en escabeche son platos de siempre que siguen siendo más modernos que muchas propuestas de cocineros de vanguardia. Los guisos de invierno (¡esas patatas guisadas con níscalos!) invitan a repetir una y otra vez. Las verduras tratadas con sencillez, la imprescindible casquería. Todo tan simple y todo tan irreprochable. Cocina con mayúsculas. En nuestra última visita unos sencillos pero espléndidos mejillones al vapor se realzaban simplemente con una salsa de hinojo, cebolleta, hierbas, pernod, vino blanco y tomate. Unos langostinos alistados de Huelva que se han marinado en crudo con aceite Castillo de Canena y ají peruano de Pedro Miguel Schiaffino. La gloriosa tortilla de boquerones, bien jugosa, rodeada de piparras fritas. Un bonito, de los primeros de temporada, preparado en ligerísimo escabeche. El lomo de cerdo negro vasco, con un platito de su jamón al lado. O un steak tartar, uno de los emblemas de la casa, que aunque llega preparado de la cocina, resulta impecable y con el punto exacto de aliño que se había solicitado. En todos los casos esa magnífica materia prima como protagonista, con pequeños toques que simplemente buscan potenciarla. Correctos sin más los postres caseros, como las filloas, la tarta de manzana o la nata con frutas liofilizadas. Disponen además de una completa bodega a precios razonables.

etiquetas: , , , ,

listas: Bistró

Cien Llaves

- cerrado

Paseo de Recoletos, 2 (Palacio de Linares) <m> Banco de España 2 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 32 personas

ver más restaurantes cocina de mercado en Madrid

Una vuelta de tuerca

me gusta

Hace un año, el restaurante del Palacio de Linares, sede de la Casa de América, cambiaba de gestión. El equipo de Le Cabrera se hacía cargo del establecimiento, incluyendo las terrazas y un espacio para coctelería, con un cambio radical en la carta y en el diseño. Pero los resultados no fueron los esperados. Por eso, acaban de darle una nueva vuelta de tuerca al proyecto con nuevo nombre, decoración más formal, y sobre todo con la incorporación como asesor gastronómico de Juanjo López Bedmar, bien conocido en Madrid por su restaurante La Tasquita de Enfrente. Este aporta su cocina de producto. Durante años ha ido buscando los mejores proveedores y se garantiza así disponer siempre de materias primas de mucha calidad. Y ahora las ofrece en este remodelado restaurante. Con ellas ha elaborado una carta muy desenfadada en su planteamiento y en su presentación, alejada de las rigideces de entradas, platos principales y postres. El comensal puede componer el menú a su gusto, sin un orden predeterminado, en esa línea de informalidad que se impone como tendencia. Producto en estado puro o en preparaciones muy sencillas, que lo respetan y no lo estropean, con algunas aportaciones de platos tradicionales que forman parte de las especialidades del cocinero madrileño. Producto puro en el jamón ibérico de Carrasco o en unas excelentes gambas “pequeñas” (así se anuncian en la carta para no engañar a nadie) de Denia que se pueden tomar cocidas o incluso crudas con un aliño. Producto tratado con sencillez en la ostra que llega en un intenso cóctel bloody mary; en el ceviche de corvina, falto de potencia; en las cocochas de merluza “en tempura” (¿por qué no decir a la romana?) con un pilpil muy suave; en la merluza al gusto, o en las alcachofas fritas con parmesano que proceden de Tudela. En cuanto a los platos tradicionales, en la carta aparecen calamares en su tinta; callos a la madrileña, una de las grandes especialidades de López Bedmar, y sin salir de la casquería el plato de mollejas y sesos. También los guisos del día, que pueden ser unas patatas con caldo de cocido, unas lentejas con codorniz o unas judías con morro y oreja. Siempre hay más de uno, por lo que se puede pedir una pequeña degustación.
Y aún queda hueco para un punto más de sofisticación, representada por el magret de pato “para nostálgicos”; por un falso risotto (en realidad sémola) con excelente lomo de salmonete de roca, o por una brandada de raya con su espina frita y aliño de aceitunas negras que rinde homenaje a Stephane y Arturo, propietarios de la añorada Gastroteca en Chueca. Postres caseros algo más irregulares. Flojo el tiramisú, demasiado seco pese a estar bañado en exceso con una crema inglesa de café. Mucho mejor la panna cotta. La carta de vinos se ha acortado bastante, pero mantiene el alto nivel, con algunas botellas excepcionales a precios en consonancia, y una buena selección de vinos más asequibles. En breve abrirán la terraza, un espacio muy especial en el corazón de Madrid.

etiquetas: , , , ,

listas: Cocina de mercado

Trocadero Arena

+34 952 86 55 79

Carretera N340,km 186 Marbella, Málaga provincia, España

guardado por 14 personas

ver más restaurantes cocina mediterránea en Marbella

Buen chiringuito

me gusta

En Río Real, a 3 kilómetros de Marbella. Montado con gusto, servicio abundantísimo, una carta de vinos por encima de la media, amplio surtido de quesos nacionales y extranjeros... y sobre todo muy buen nivel de cocina. Calamares fritos en buen aceite y sin gota de grasa; croquetas de choco muy cremosas y bien fritas; sashimi de lubina de calidad. Una pega en las entradas: "steak tartar a la brasa". La carne se pasa ligeramente por la brasa antes de picarla, por tanto no se debería llamar steak tartar. Aún así estaba bien, algo escaso de aliño. En los segundos buena la pluma de ibérico, ricos los pinchos de cordero con cuscús (intensamente especiados), y un arroz abanda muy correcto, que sin ser para tirar cohetes tenía una calidad muy por encima de la que se encuentra en esta zona, probablemente el mejor que he tomado en Marbella desde hace muchos años. Con un godello de Val de Sil, un postre sin interés y tres cafés, 200 euros cuatro personas. Muy razonable para estos pagos.

etiquetas: , , , , ,

listas: Andalucía