Restaurante Horcher

+34 915 22 07 31

Calle de Alfonso XII 6 <m> Retiro 2 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 83 personas

ver más restaurantes cocina de mercado en Madrid

San Horcher

me gusta

Iba como los jóvenes de hoy en día; sobradamente preparada. Para degustar el famoso Stroganoff. Con motivo de la celebración de mi onomástica, mi abuela me deja elegir restaurante para recompensar el esfuerzo y dedicación de llamarme Victoria. Si bien es cierto que podría haber elegido cualquier sitio de Madrid, elegí Horcher, cómodo porque es céntrico, bueno porque es céntrico y porque supuestamente tienen la mejor caza de Madrid.

Nada más llegar con mi madre y mi abuela (las tres con el mismo nombre, insisto, no menosprecies semejante mérito), salieron a recibirnos varios camareros, la del guardaropa, y alguno que pasaba por ahí. Todo muy Downton Abbey.

Para que os hagáis una idea del nivel, la ficha del guardaropa es una medalla que cuelga de un lazo de la bandera de España, y nada más sentarte a la mesa, un camarero te pone un cojín para reposar los pies. Pequeños detalles que según mi abuela (brillante analista política), indican que este no es un sitio para comunistas, que son, al parecer, lo más peligroso que puede haber en este mundo.

Tras sentarnos en la mesa, (yo contra la pared y de cara a la sala, siguiendo las órdenes de mi abuela, quien opinaba que ya que iba mona, que por lo menos se me viera…), nos ofrecieron tres tipos de pan, todos buenísimos. Mi abuela eligió el integral porque según ella (además de analista política, nutricionista), el pan oscuro no engorda. Menos mal, porque se pudo comer por lo menos dos barras.

Siguiendo mi ideología tirana, yo elegí todos los platos para los comensales. Como entrantes; la empanadilla de foie y trufa, y la ensalada de berros y colas de cangrejo. Esta última estaba buena, si bien la salsa que la acompañaba era para mi gusto demasiado fuerte para el marisco. La empanadilla crujiente, deliciosa, aunque advierto que si no sois fans del foie caliente, se os va a hacer más pesada que un amigo crossfitero.

Como platos fuertes pedí; Stroganoff a la mostaza de Pommery para mí (Victoria the III), lomo de corzo para mi madre (Victoria the II) y rabo de vaca al estilo Horcher para mi abuela (Su Royal Highness). Mi Stroganoff a la mostaza, sublime, acompañado además de una pasta alemana llamada Spätzle excelente. El rabo de vaca que devoró su Majestad, estaba especialmente tierno y la salsa, de la que dio buena cuenta con su pan adelgazante, era magnífica. Ahora bien, el plato ganador fue sin duda el lomo de corzo al natural que sabiamente elegí para mi madre. La carne en su punto exacto, era increíblemente tierna y sabrosa y sus acompañantes; puré de manzana, lombarda y salsa de arándanos combinaban mejor que la delantera del Madrid.

De postre, Royal Highness y The Second, pidieron la clásica tarta de manzana. Yo que no soy muy amiga de los dulces y que me había comido medio coto de caza de Villanueva de Alcardete, me abstuve. Lo mejor llegó cuando nos trajeron para acompañar el café, unas finas láminas de un bizcocho esponjoso y nada empalagoso llamado Baumkuchen o tarta árbol. Recuerda un poco al bizcocho de Soletilla pero es menos dulce y más jugoso. Me encantó y tuve que luchar con mi abuela por los últimos trozos.

El camarero me explicó pacientemente su elaboración, nada sencilla, (aquí la podéis ver; youtube.com/watch?v=0OX-pUQCwmM) pero que resulta en un postre celestial, por el cual, hasta el mismísimo Nietzsche celebraría su onomástica.

La cuenta (que tuve que pedir tres veces) fueron 357 euros, con tres copas de vino y un par de cervezas. No está mal si te gustan los sitios biendetodalavida (así todo junto) pero es demasiado caro, sobre todo si no cuentas con un ascendiente que te esponsorice.

Me quedé con ganas de probar el tartar de atún, pero para mi abuela el pescado crudo es de las peores cosas que pueden existir en esta vida, peor incluso que un comunista.

ver comentarios anteriores (4)

Rosalía Martínez (Piti)

jajajaja muy buena crítica... y además, con gracia! Yo también sufro eso del nombre familiar, pero el mío es peor y no me llevan a sitios así :_(

29 de diciembre de 2014

Gath

Muy buena reseña Victoria the III. Es un sitio con una cocina que goza de mucho prestigio, y también por otras cosas (como diria aquel), como ser de los pocos que a los caballeros, les exigen, chaqueta y corbata. Si el coleta, gana las elecciones, ¿Tambien le pedirán que cumpla esa norma?

29 de diciembre de 2014

spider72

Estimados Victoria the 3rd y Sr Marqués de Gracia, en efecto estoy de acuerdo con sus comentarios, y me permito añadir que creo que estaban en el Kviar con (sólo de vez en cuando) un 30 pct en carta de descuento.

Así que chaqueta y corbata, pero menos...

29 de diciembre de 2014

Gath

Buen apunte Spider, los dias que están con kviar, es que permiten usar corbatas que no sean de Hermés, por ejemplo.
Yo no lo he intentado, ni con Hermés ni con las de los chinos,...

29 de diciembre de 2014

Cristina

Gran crítica, me ha divertido muchísimo..

29 de diciembre de 2014

Martingala

Genial comentario! Más que con ganas de volver a Horcher (qué también, porque debí ir hace por lo menos 10 años) me quedo con ganas de conocer a tu abuela! jaja

30 de diciembre de 2014

Avelio

Excelente comentario Victoria. Eres una crack!

30 de diciembre de 2014

coktail de gambas

Jajaja... Ya soy fan de tu abuela !!

30 de diciembre de 2014

je suis béatrice

El cojín en los pies siempre es un plus...

30 de diciembre de 2014

AskuaBarra

+34 915 93 75 07

Calle Arlabán, 7 <m> Sevilla 2 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 117 personas

ver más restaurantes cocina de mercado en Madrid

No vayáis sin mí

me gusta

De verdad. No vayáis sin mí. Elegí Askuabarra para cenar siguiendo las recomendaciones de la comunidad internacional foodie (término hípster de lo que viene siendo un zampabollos de toda la vida). Mis amigos, ex compañeros de trabajo de un banco en el que hay que llevar corbata roja (hasta aquí puedo decir) llegaron tarde para variar. Uno de ellos ni apareció. Para que os fiéis de los banqueros.

Representando mi papel de dictadora suprema, elegí yo todos los platos, que se me da mucho mejor que inaugurar pantanos. Nacho Gadea, que se parece mucho al villano de una peli, pero en bien, es el encantador dueño junto a su hermano Jorge. Nos recomendó además de mis estudiadas elecciones, las kokotxas. Me hubiese encantado probarlas (son del mismo proveedor que las del Elkano, uno de mis sitios favoritos del universo) pero mis amigos son unos estrechos y no apoyaron la moción (Salid del armario gastronómico ya). Última vez que escucho al pueblo.

A lo que vamos. De aperitivo unos buñuelos de brandada de bacalao brutales (ponedlos en la carta por favor). Pedí para compartir todos los platos; patatas bravas, croquetas, ensaladilla, tuétano y el famoso steak tartar.

Primero nos trajeron las patatas bravas; veni, vidi vici. Espectaculares. Que os lo cuente Nacho, que osó a retirar el plato mientras que muy elegantemente yo hacía barquitos con en el pan. Las croquetas de rabo de toro, curry y pollo de sobresaliente. El tuétano, acompañado de una ensalada de cilantro, fue lo más flojo de todo, aunque he de recalcar que no soy una autoridad tuetánona (yo escribo, yo me invento las palabras que quiera) así que tampoco os fieis mucho de mí, bueno en general nunca lo hagáis. La ensaladilla rusa versión Askua (media ración) rica, pero no entra en mi top 3 de ensaladillas (como si a alguien le importase).

El Steak tartar fue lo mejor. Igualando (¿desbancando quizás?) al que era hasta ahora el número 1 del mundo mundial (o del mío al menos) de Las Reses (Steak Askua vs. Steak Las Reses; fight!). Perfectamente condimentado, y una calidad de primera. Mejor sin pan. Las patatas que traen de acompañamiento están buenas pero son escasas, sobre todo para mis acompañantes, a los que no deje ni media (operación bikini chicos, de nada).

De postre pedí una croqueta de idiazábal. Porque yo lo valgo. Muy buena, pero no es ni la hermana adoptada de la de rabo de toro y curry. No pedí albóndigas para beber porque no había, pero los vinos (sudafricanos, chilenos…) que dejé que mis súbditos/amigos eligiesen, fueron excelentes (una vez más escuchando pueblo).

En total unos 35 euros por persona. No os lo voy a recomendar porque hay pocas mesas y pretendo ir todas las semanas de mi vida. Nacho nos contó que todavía están un poco verdes en el tema de las redes sociales. Desde aquí te lo digo Nacho, no te lo tomes muy en serio, que están llenas de gente como yo.

Gath

Buena reseña Victoria. Tengo ganas al sitio, pero al margen del poco tiempo disponible, me ha quedado claro, que tengo que pedirte permiso para ir,.... Me encanta tu estilo.

16 de enero de 2015

volga

Yo propongo la expresión "Veni, Vidi, Vicky".

16 de enero de 2015

spider72

Genial crónica, as usual.

En lo que respecta al sitio, no obstante...a mí me pareció muy buena la cocina pero muy frío y desangelado...

16 de enero de 2015

Taberna Los Gallos

+34 914 31 06 47

Calle Puigcerdá, 4 <m> Serrano 4 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 108 personas

ver más restaurantes cocina de mercado en Madrid

Croquetas, brujas y carrilleras

me gusta

La verdad es que iba un poco cabreada. El Madrid jugaba a las 8 y habíamos quedado a las 9.
Una vez superado el disgusto por perderme a Karim haciendo de las suyas, y con la app de Marca bajo el brazo, entré en La Taberna Los Gallos. Nuestra mesa de 4, estaba justo al lado de la puerta. Mi amiga Lucía, una auténtica pijus madrileña de las que ya no quedan (Dice cosas como “brownie” en vez de marrón y hace uso de los diminutivos como si no hubiese mañana) estaba situada en plena corriente, y con su abrigo de pelos sobre los hombros, me puso cara de cachorro abandonado para que la cambiase el sitio. A su favor jugaba su incipiente bronquitis y sus 45 kilos de peso, en mi contra, mis raíces vascas. Llegados a este punto, me gustaría aprovechar para aclarar un par de cosas; primero que yo nací en Madrid, y segundo que los vascos también son personas y consecuentemente también sienten el frío.


Mentira. La verdad es que estaba asada y no me importo nada.


Llegó la camarera a entregarnos la carta de vinos y mis amigas decidieron unánimemente delegar en mí la noble tarea de elegir la botella, a pesar de ser una completa ignorante en este tema (y casi todos). Pues bien, en nuestra última cena juntas en La Maruca (muy recomendable), pedí una botella de un vino blanco llamado “El perro verde”. La pedí, porque justo un día antes había estado comiendo con una amiga que controla de vino y me la recomendó. Sinceramente, me acordé del nombre porque se llama igual que una canción de Marea, pero me tire el triple y encesté. Vaya si encesté que desde entonces mis amigas me toman por alguien con criterio (enológico únicamente por supuesto). Inocentes…..Para no desenmascararme tan pronto, jugué sobre seguro y pedí una botella de Marqués de Riscal, un vino que es un poco como U2, muy mainstream, pero que gusta entre los entendidos.


Decidí (esto no es una democracia) pedir todo para compartir. Neutralicé los esfuerzos de Lucía por pedir una ensalada (¿Qué somos, supermodelos!?), y elegí las papas arrugadas y las carrilleras de ternera. Las temerarias e innovadoras aportaciones del resto de comensales fueron croquetas y tartar de atún.


Primero nos trajeron el tartar y las papas arrugadas. El primero estaba sorprendentemente bueno. Digo sorprendente porque hoy en día hasta en el bar de Pepe te sirven un tartar de torreznos con el café, y probar alguno que sobresalga, es más complicado que encontrar un bloguero que use bien el infinitivo. Bueno pues el de Los Gallos lo hace. Eso sí, desde aquí hago un llamamiento al universo para acabar con la moda de los brotes. Macarrones con chorizo con brotes de soja, Colacao con brotes de alfalfa…brotes, brotes everywhere!!


Os cuento que en este punto, yo estaba absolutamente absorta escuchando a Lucía, que aseguraba haber acudido a los servicios de una bruja/futuróloga/estafadora profesional que al parecer es una eminencia en Madrid (por lo que nos contó, algo así como la Cristiano Ronaldo de los videntes). Conseguir una cita con ella es más difícil que reservar en el Celler, pero vamos, que te adivina hasta el número de pie. Además no os creáis que tiene pinta de Aramis Fuster cual gitana esquizofrénica no, según mi amiga Lucía tiene pinta de madre bien, y a mí eso ya me da confianza que queréis que os diga.


Las papas arrugadas con mojo picón (cuyo aspecto se asemejaba a las deposiciones de un irasco, según señaló Lucía. Bueno, no con esas palabras) no estaban mal, un poco sosas, la salsa buena aunque escasa. Los mejores platos fueron las croquetas de jamón y las carrilleras. La ración de croquetas incluía 4 de espinacas y 4 de jamón. Las primeras insulsas y prescindibles, las segundas sublimes. La bechamel en su punto perfecto (ligeramente líquida) y el sabor del jamón intenso. Las carrilleras me parecieron excelentes, además a estas alturas, el resto de comensales estaban ya llenas (ventajas de cenar con amigas; comen poco y huelen muy bien) y tuve que zamparme la ración casi entera. Por el equipo. Las acompañaba un puré de orejones con el que hacían muy buena pareja.


De postre pedimos la Gula de Chocolate para compartir (muy llenas tampoco debían de estar, porque lo asaltaron como americanas en Black Friday).


El precio por persona, unos 24 euros con botella de vino (excelentemente elegido, he de remarcar). Más que correcto, cenamos bien y además ganó el Madrid. Volveré en verano a descubrir la terraza de la azotea. Por si os lo estabais preguntando, la Bruja tiene sus oficinas/cueva/cuartel, a 5 minutos andando del restaurante. Todo ventajas.

ver comentarios anteriores (1)

Gath

Excelente reseña Victoria.

3 de diciembre de 2014

Avelio

Buena reseña Victoria. Yo también nací en Madrid, pero es que los de Bilbao nacemos donde nos sale de los coj...., pues!

3 de diciembre de 2014

Lady Spider76

Queremos reseña de la bruja, please....tengo amigas muy aficionadas a que le roben mientras sonríen. En fin, yo me lo gasto en zapatos.

3 de diciembre de 2014

Lady Spider76

Muy buena reseña. Muy divertida.

3 de diciembre de 2014

spider72

Pues Los Gallos mola, pero de vez en cuando te ponen algún plato literalmente incomible (recuerdo un ceviche balleta tremendo). La terraza, ya opinarás. Tiene mucha fama, pero a mí me pareció pequeña e incómoda.

3 de diciembre de 2014

gastrolola

Vas a romper en el foro Victoria, tus reseñas son muy divertidas y frescas. Enhorabuena

3 de diciembre de 2014

ciudades

valoraciones

4 estrellas 40%