145 sitios, 76 siguiendo, 123 seguidores, 12 descubiertos, 119 check-ins, 10.802 visitas

Como nunca sé si descubriré una joya escondida, no suelo decir que no a ningún plan ni a probar todo tipo de restaurantes y platos.

volga

mostrando 23 sitios

Kimura

- cerrado

Calle Alberto Bosch 14 <m> Atocha 1 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 76 personas

ver más restaurantes asiáticos en Madrid

La joya escondida (ahora más escondida que nunca)

me encanta, uno de mis favoritos

2 check-ins aquí

Domingo 30/11/14
Nueva visita, y aprovecho para actualizar con fotos del comedor de la planta de arriba y de alguno de los platos
.
Bastante gente en el comedor a la hora de comer para ser domingo, casi lleno, lo que me alegra, porque espero que les siga yendo bien.

La camarera, sonriente y majísima como siempre, es como una madre japonesa achuchable. Montones de detalles.

Todo sigue igual (de bien), y Kimura sigue teniendo su estilo: nigiris muy grandes, con bolas de arroz que para gente con boca pequeña le puede costar comer de un bocado, algo pegajosas, y corte de pescado sobre el nigiri también algo más grueso de lo que otros hacen, pero dentro de lo normal. Emplatados sobrios, tirando a sencillotes, vajilla blanca casi siempre,... Vamos, que hay que acostumbrarse a que esto es así en Kimura. A cambio, pescado perfecto.

Aparte, probamos el ankimo, que nunca lo había comido aquí. Lo sirven con un escabeche similar al de los mejillones de lata (para entendernos!) y es impecable.

Una pena que a pesar de estar en temporada, ese día se les hubiera acabado el erizo de mar, para comer un par de gunkan. Otro día será.

Ankimo, ensalada wakame-su, nigiri moriawase (10 piezas de nigiri a elección del chef), maguro kimuchi, maki de salmón y aguacate, trufas de té verde y un daifukumochi invitación de la casa para que lo probara mini-yo (y que puedo decir que le gustó mucho), con agua para beber, salió a 65,50€ 2 personas.

RCP que sigue acojonante y un sitio para comer buen sushi sin postureo, sin adornos y tranquilamente.

---

Muchos nos quedamos un poco vacíos cuando cerró el mítico Aki, aquel restaurante japonés en la calle Echegaray con aspecto de tugurio poco apetecible a primera vista, que escondía uno de los mejores pescados de la ciudad (calidad, frescura y corte). Para todos los que valoramos los restaurantes de un solo producto, aquel japonés era el mejor sitio para ir cuando querías sushi o sashimi con el concepto japonés puro (un solo ingrediente, y todo basado en la calidad de la materia prima), nada de mezclas y salsas, aunque el éxito lo hiciera pasar de asequible a carillo. Tuve la suerte de cenar allí el último día y di el contacto para que me avisaran cuando reabrieran, porque el equipo que trabajaba allí (itamae y camareros) pretendían coger el mismo local y reabrirlo, una vez que el dueño se jubiló (aprovechando que se cumplía el final del alquiler del local).

Muchos meses después, la puerta cerrada del Aki seguía llena de mensajes de agradecimiento de la gente por la calidad, pero no se sabía nada de reabrir. Hasta que en enero pasado recibí un mail avisándome de la apertura, ahora con el nombre de Kimura (apellido del itamae del Aki), en una nueva ubicación.

La nueva ubicación (de ahí el título del comentario, "ahora más escondida que nunca"), está aparentemente céntrica, en una zona muy "pija" de Madrid, al lado del Retiro, detrás del Prado, pero pilla a desmano de todo y no queda de paso para nada. Lejos (para el standard madrileño) del metro y de un autobús hay que ir allí buscándolo, por lo que en resumen me parece una ubicación MUY desafortunada y uno de los motivos principales de que siempre que he ido está vacío (lo que me da una mezcla de pena y miedo por que no tenga éxito y tengan que cerrar).

El local no tiene nada que ver con el antiguo Aki. En esta ocasión es un local limpio, decorado de manera occidental, moderno pero elegante. Quizás resulta incómodo para la accesibilidad que esté en 3 plantas (escalón de entrada incluido): la barra y alguna mesa alta a la entrada, dos comedores pequeños en la planta de arriba, escaleras mediante, y la planta baja con los baños. Bonito y agradable, supongo que más adaptado o buscando la elegancia que se espera para esa zona más fina, pero una pena que no haya rastro del encanto de izakaya que tenía el Aki.

Desde que ha abierto ya he ido 3 veces, la primera a la barra y las otras 2 en las mesas de arriba. He podido hablar con Kimura San y con el resto de su equipo. He podido probar tanto el sushi y el sashimi como todos los demás platos que han añadido a la carta que había en Aki.

Por encima de todo y con mucha diferencia sigue estando el sushi y el sashimi, que sigue a unos niveles altísimos. Aquí se viene a comer pescado fresco crudo bien cortado y punto. Luego ya puedes, para complementar, irte a los pescados crudos un poco "procesados", sobre todo el maguro yukke (atún muy picado, con aceite de sésamo y huevo de codorniz crudo) y el maguro kimuchi (atún menos picado, con un corte similar al sashimi, o algo más en dados, con la típica salsa picante de origen koreano), que ya eran 2 clásicos de Aki.

Y ya lejos están los añadidos a la carta en cuanto a platos cocinados. El curry japonés, tanto solo (verduras con salsa de curry, acompañado de encurtidos) como en modalidad katsu curry (con un filete empanado de cerdo) sabe casero y bueno, pero tampoco justifica una visita. Lo mismo pasa con el takoyaki (ración completa son 4 bolas) y con el tori no karaage (pollo frito), que son correctos sin más.

Me gusta que tengan un Kirin de barril (a 2.50 la cerveza, las cobran más caras por ahí en botella), que se puedan pedir medias raciones de casi todo y que sigan teniendo las adictivas trufas de té verde (NUNCA me voy de allí sin cerrar la comida con trufas y sake).

Tienen menús del día tanto con sushi como katsu curry.

También me gusta que hayan revisado a la baja los precios respecto al Aki o al menos que no los hayan subido a pesar de la nueva ubicación y el aspecto más fino del restaurante. O eso me lo ha parecido, ya que del Aki salía casi siempre con cuentas de 40 euros persona y ahora nunca he subido de 35 persona, incluyendo cervezas y postre.

En resumen, no se puede considerar un nuevo Aki, por la falta del encanto de izakaya y la falta de decoración japonesa del anterior (aquellas fotos de perretes y gatetes, los paneles de madera), pero el nucleo por el que era imprescindible, la calidad del pescado, sigue ahí, así que siempre justifica pasarse por ahí a comer buen sushi.

Esperemos que la ubicación escondida no les perjudique y el boca a boca haga que poco a poco consigan clientela suficiente para mantenerse.

(siento que no haya muchas fotos, pero a veces prefiero no aburrir a mis compañías en la mesa con un comensal tirando fotos a todo lo que hay en la mesa).

listas: Japonés

Yanzoo

Doy fe de que a la gente con boca pequeña estos niguiris tan grandotes nos cuesta comerlos....

1 de diciembre de 2014

volga

Es marca de autor, o al menos yo lo he terminado entendiendo así. Y si no se puede comer de uno, pues mordisco a la mitad y se come en 2 bocados. Por encima del "protocolo" está poder respirar y disfrutar de la comida!

1 de diciembre de 2014

spider72

Victor, no te pareció que el arroz era así-sí? a mi me pareció muy suelto y complicado de comer.

1 de diciembre de 2014

volga

No sé qué arroz, el del nigiri? El del nigiri al revés, está bastante pegado, no muy suelto. El donburi no lo he comido, y en el caso del curry que lo he comido alguna vez, es que con la salsa siempre se suelta, por eso te suelen poner una cuchara.

1 de diciembre de 2014

spider72

Lo recuerdo sueltecito en exceso en el Unadon y regular en el currydon

1 de diciembre de 2014

Nippon 2

+34 915 31 88 05

Calle de la Reina 31 <m> Sevilla 2 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 38 personas

ver más restaurantes asiáticos en Madrid

El término medio

me gusta

es quien más ha ido (4)

Actualización 10 nov 2014
Comida de lunes festivo en Madrid. Casi todos los japoneses cierran el lunes, y como este está abierto, lleno en barra y mesas. Descuento del 50% en sushi en barra, lo que deja el sushi variado 10 nigiri + maki 8 piezas en 16 €, y según el día, suelen ser buenos pescados y mariscos (pez mantequilla, vieira...) Muy buen precio, aunque prefiero los días de 40% en toda la carta, ya que incluye también bebida y vale para comer en mesas.

Lleno el local se resiente un poco la calidad. Los maki no los hace entonces el itamae, supongo que por ahorrar tiempo, y aunque es normal en las barras de sushi que sea el ayudante el encargado de los maki, en este caso los maki servidos tenían una forma y consistencia un poco regulera. Los nigiri del variado servidos un poco fríos ya, señal de haber estado un poco de tiempo esperando ya hechos. Ves a las camareras correr en exceso, señal de que o hay poco personal para la cantidad de clientes o mala organización.

Le bajo a 4 estrellas por comparación con otros un poquito mejores en calidad aunque sigue siendo una de las mejores opciones para comer por 25€ persona en un japonés decente.
---

Actualización verano de 2014
Justo hoy he ido y he pillado al itamae 'titular' de vacaciones, pero me han dicho que son vacaciones a la japonesa, de 4 días. De todos modos, no estaban cerrados y el sushiman suplente lo ha hecho bastante bien.
Como es un sitio al que voy habitualmente actualizo un poco esta opinión, que la tenía escrita desde 2012, casi cuando empecé a ir, y ha mejorado mi percepción hasta convertirse en mi elección por defecto como sushi bar BBB que cada uno llega a tener con el tiempo.

Una de las cosas buenas que tienen desde hace ya un tiempo es que casi todos los días tienen algún tipo de descuento: algunos días es un 40% de descuento en la cuenta final (excluyendo sashimi, pero incluyendo bebidas, postres...) y otros días es un 50% en sushi sobre el precio de carta, sólo si comes en barra (que la barra aquí es superancha, de granito y casi más cómoda que las mesas, así que no sé dónde está el sentido la condición). Estas ofertas hacen que aunque en carta pudiera ser caro (32€ el sushi variado por ejemplo), al tener oferta casi siempre, de facto el precio de un sushi variado pueden ser 15€, o comer perfectamente por 20-25€ persona con entrante, sushi, algún otro plato, postre y cerveza.

Por lo demás todo lo que escribí de la sala y la barra lo mantengo: amplia, elegante, limpia...
El itamae (que después de tanto tiempo aún no sé cómo se llama, porque es muy callado y algo serio) lo hace perfecto con el sushi, sobre todo los nigiri, con el tamaño adecuado, el arroz perfecto, y el pescado, sin fallos.

El servicio de sala, tras un tiempo inestable, parece que ya se ha estabilizado en un equipo más o menos constante, y bastante eficiente. Casi siempre hay una mujer, canaria creo que es, que lo lleva muy bien, sabe vender bien el producto y tiene una forma bastante japo de atender. Y luego, en función del día y la cantidad de clientes suele haber una o varias camareras japonesas (una de ellas trabajó en Aki), y casi siempre bien, aunque tengan algún despiste o tarden más de la cuenta cuando hay mucha gente.

Para comer, una buena opción sobre todo en verano es empezar con la bandeja de entrantes variados, que lleva 6 entrantes para compartir entre dos: judias edamame, ensalada de algas goma wakame, ensalada de algas hijiki, salmón kimuchi, ensalada de espinacas con salsa, y dos yakitori pequeñas (las de carta son más grandes)

El yakisoba también está bueno. Creo que normalmente lleva gambas pero nosotros lo pedimos con pollo y verduras y está rico.

De postre el daifuku (mochi relleno de judía roja), bastante fino.
De beber tienen grifo de mahou, cervezas japonesas en botella (botellines pequeños) y varios tipos de sake.

Buen sitio, y cuando encuentras uno de estos ya no necesitas seguir buscando, aunque vayas a otros mejores.

----
(comentario original)

Se encuentra en la Calle Reina, que ya podríamos denominar Calle Japón por todos los restaurantes japoneses que hay en esta pequeña calle, o calle arroz, porque el resto son koreanos, chinos, uno de paella y un indio. El local había sido el restaurante Robata, un japonés de precio más caro y que por ello tuvo que cerrar, y casi sin reformar se volvió a abrir con el nombre de Nippon 2, siendo el dueño e itamae uno de los exempleados de Robata, también dueño del restaurante Nippon 11870.com/pro/nippon.

El local es muy amplio y destaca en la planta principal por una amplia barra de granito de al menos 20 puestos muy cómoda (algo poco común en las barras de los japoneses en Madrid) y muy ancha. Esta invita a sentarse y disfrutar del trabajo del chef de cerca. Además por supuesto hay un salón con bastantes mesas de buen tamaño y bastante separación, con servilletas de tela y manteles individuales de rejilla como metálica.

Pero es que además, y es una de las cosas que más me gustan para cuando llevo a amigos, en la planta de abajo hay 2 salas privadas para grupos de 8 personas o por ahí, decoradas a la manera japonesa tradicional, con suelo de tatami al que hay que entrar descalzos y mesa baja (tiene truco, hay agujero debajo para meter los pies y poder estar cómodos sentados en el suelo).

La carta es amplia y aunque centrada en el sushi también incluye carnes y verduras. Yo recomiendo centrarse en el sushi, sashimi o en los tartar, o si se es más de carne en algo de teppanyaki. Hay un sashimi que llaman "ibérico" porque se hace aderezado con aceite de oliva. También tienen osizushi, o "sushi prensado", de anguila o caballa, un tipo de sushi que se hace en un molde por lo que las piezas quedan más compactas, y que es raro de ver en Madrid (hasta hace poco solo lo había visto en su restaurante vecino, Janatomo 11870.com/pro/janatomo).

De platos de pescado fuera del sushi mi favorito es el maguro kimuchi (atún rojo con una salsa picante típica de korea). Aquí cortan el atún a cuchillo y lo dejan muy entero, casi en dados o tiras, a diferencia de otros restaurantes donde lo pican en exceso, por lo que aquí tiene más mordisco, y además tienen una salsa más picante de lo habitual.

Los fritos no me gustan en exceso (ni las tempuras ni el pollo frito, todo está demasiado esponjoso y por tanto blando) y el ramen, cuando lo ofrecen en invierno, suele ser demasiado sencillo, solo la pasta y un caldo de miso y algas, así que también es prescindible.

De todas formas, si se va con hambre o dispuesto a compartir se puede probar uno de los menús degustación, que no están mal de precio.

Uno de los mayores problemas del sitio es que no terminan de encontrar unos camareros eficientes. Cada día que vas es una lotería y dependiendo si es en días de diario, en los que el restaurante suele estar tristemente vacío y atendido fácilmente por el dueño y un solo camarero, o si es en fin de semana de noche, cuando se puede llenar, y los camareros a veces cometen errores, tardan en exceso y dan ganas de no volver.

Por tanto, advierto que entre semana es el mejor momento para ir si se puede para evitar los problemas de atención, porque hay menos gente, aunque algunos días de esos tienen menos pescado y puedes encontrar que no hay atún o algún otro pescado.

También es destacable que si pides comida para llevar te hacen un 40% de descuento sobre el precio de carta (pero solo en sushi, ni siquiera en sashimi).

En resumen, es un restaurante de nivel medio, al que hay que disfrutar sus virtudes (el local en sí, la amplitud, las salas para grupos, la calidad del sushi, la tranquilidad en días de diario) y saber vivir con sus defectos (los camareros sobre todo). Creo que tiene un público distinto al vecino Janatomo 11870.com/pro/janatomo, que compite sobre todo por ser de calidad pero a un precio más barato, y al del Dai-kichi 11870.com/pro/restaurante-dai-kichi que tiene al otro lado y que es un asíatico de peor calidad.

listas: Japonés

Alexo

A mi también me gusta el Nippon. Con el descuento una de las mejores opciones de Japo ahora mismo.

3 de agosto de 2014

volga

Pero este es en Nippon 2, eh? Al principio iba al Nippon, pero la barra es pequeñita, mientras que la de aquí es inmensa, y como soy de barra si es posible...

4 de agosto de 2014

Ms_Gourmet

Yo lo he descubierto hace poquito. Iba de hecho a Janatomo pero olvidé que cierran en Agosto. Así que como tenía "mono" de comida japonesa, decidimos aventurarnos en alguno de la calle de la reina, o la calle Japón.
Valoración positiva. Hemos probado sushi variado en la sushi bar y la calidad he de decir que es buena.

16 de agosto de 2014

Okashi Sanda

+34 913 65 44 02

Calle de San Vicente Ferrer, 22 <m> Tribunal 1 10 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 86 personas

ver más restaurantes asiáticos en Madrid

La comida rápida japonesa es algo más que sushi y aquí podrás disfrutarla.

me gusta

es quien más ha ido (1)

Japón tiene una cultura de comida rápida para llevar y comer por el camino y de comida pequeña para acompañar una bebida tan variada o más que España. Las izakayas japonesas son el sitio de bebida y comida informal de allí, en la que se ofrecen bastantes cosas que no son sushi para acompañar la cerveza.

Okashi sanda es la apuesta de dos hermanos, mezcla de japoneses y españoles, por hacer una izakaya japonesa con un guiño joven y divertido, y con la intención de ofrecer platos típicos japoneses para picar distintos y alternativos al sushi que monopoliza la idea de "comida japonesa" en España.

Aquí podemos probar el takoyaki (trozos de pulpo dentro de una masa), el okonomiyaki (una especie de tortilla japonesa con base de huevo y col al que se le añaden muchos más ingredientes y salsas), el tori no karaage (pollo frito marinado), los o-nigiri (bolas compactas de arroz con ingredientes dentro como el umeboshi -ciruela amarga- o el tamago -tortilla-), pinchos de pollo con salsa teriyaki, gyozas (empanadillas de carne y verduras), edamame (judías de soja con sal)... Un catálogo de platos básicos en las tabernas japonesas, pero que no son demasiado conocidos en España, y que aquí preparan de forma artesanal.

Además, y por si no fuera poco tienen una repostería magnífica, sobre todo unas tartas artesanas, con base de tofu y té verde, imprescindibles y la curiosidad de una máquina para hacer algodón dulce.

Pero como toda izakaya la comida debe acompañar a una bebida, y aquí se beben bebidas japonesas: refrescos japoneses como el Calpis o el Ramune, cervezas y sobre todo cocktails reinterpretados con bebidas alcóholicas japonesas como el sake (vino de arroz) o el umeshu (licor de ciruela).

Ofrecen un mojitón de sake de un litro por menos precio del que en el resto de La Latina no te sirven ni un mojito pequeño.

La decoración del sitio es muy personal, alejada de cualquier tópico de "lo japonés", y representa un poco el gusto de los dueños y profundiza en la idea de un lugar japonés pero divertido y joven.

Un sitio que los conocedores de la gastronomía japonesa deberían conocer y visitar, por ser atípico no solo en la zona sino en todo Madrid.

Ningún sitio mejor para tomarse un calpis o un umeshu acompañado de un tori no karaage.

listas: Japonés

Sublime Tokyo

+34 911 37 63 63

Cuesta de Santo Domingo, 24 <m> Santo Domingo 2 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 87 personas

ver más restaurantes japoneses en Madrid

Japón a la plancha

me gusta

Nota: 4 bajo.
---
Sublime (pronunciado 'sublaim' según ellos, pero ya me sé yo cómo lo van a pronunciar los madrileños) es un restaurante de comida teppanyaki con el okonomiyaki como especialidad y producto diferenciador, primer local en España de un proyecto de cadena (planean abrir 40 a nivel nacional en los próximos años), propiedad de un importante grupo de restauración japonés.

Para el primer representante de un proyecto ambicioso, eso sí, han hecho una elección de local extraña , ya que el espacio (el mismo local donde estaba el restaurante japonés Samurai y luego el Peruvian Kitchen) es pequeño, y con cuatro columnas en el medio. La reforma lo ha mejorado un poco, quitando algún panel y con una pintura sencilla que amplía el espacio pero es lo que es. La plancha, que debería ser algo central en un restaurante de teppanyaki está en un lado y no visible desde toda la sala.

La mejor opción es elegir la barra frente al teppan, si pueden ser los 2-3 sitios de la derecha, porque son los que están justo delante de la zona abierta a la plancha (los puestos de la izquierda están frente a un cristal que tapa la zona de preparaciones calientes). Así podremos disfrutar de lo que hace especial la experiencia de un teppanyaki, que es que te estén cocinando delante y poder hablar con el cocinero. No hay que preocuparse de humos ni olores, porque tienen controladísimo el tema y ni notas humo ni olor aunque estés justo delante.

Sí, esto es lo mejor de este Sublime Tokyo, que al menos en la pequeña barra, se puede tener en este sentido una experiencia de trato directo, con la ventaja de hablar con el cocinero en español (es muy frustrante para alguien que no habla japonés perderse la cháchara con el chef en un teppan de Japón).

Gran parte del éxito de un teppanyaki depende del chef al frente de la plancha, porque no solo tiene que ser buen cocinero y demostrar habilidad (en los teppanyaki en USA sobre todo se lleva mucho el malabarismo y los trucos con las palas, en plan espectáculo), sino que, al igual que los barman, tiene que tener don de gentes, y dominar el arte de la conversación informal, tener educación y sentido del humor, saber vender con mano izquierda... En Sublime esto lo tienen controlado, ya que al frente tienen a Shin (creo que me dijo que ese era su nombre), un joven japonés de la región de Shikoku que en solo 5 meses en España ya es capaz de mantener una conversación en español (y si hace falta lo salpica con inglés), y además ser simpático y abierto. "Soy un japonés raro", me dice, "Soy muy abierto para lo normal de los japoneses". En cuanto le des conversación, se adapta al tema, y es capaz de hablarte de su país, de los ingredientes y forma de preparar cada plato que está haciendo o cualquier cosa que vea que le interese al cliente. Así sí se disfruta.

El resto del personal de cocina son también todos japoneses (de Tokyo la mayoría), y en el equipo de sala hay una japonesa y un español, todos muy amables.

Como decía al principio el elemento diferenciador de este restaurante teppanyaki es el okonomiyaki de cara al público, ya que restaurantes japoneses de teppanyaki ya hay bastantes en en Madrid (aunque regentados por chinos), pero no hacen okonomiyaki, y al contrario, los hay en Madrid que sirven okonomiyaki pero ninguno hasta ahora lo hace directamente frente al público.

De todos modos, la carta no se atreve a centrarse solo en okonomiyaki o exclusivamente en platos de teppanyaki, sino que tiene que tirar por ese mal de restaurante asiático en España y ofrecer "un poco de todo" por si alguien le hace cortocircuito por no encontrar pescado crudo en un japonés. Tienen algunos entrantes, algunas ensaladas, algo de sashimi, tataki de carne y pescado, un par de tipos de maki, platos fritos... De hecho, sorprendentemente, me dijeron que la sugerencia del día era variado de makis, que yo rechacé amablemente para centrarme en el teppanyaki y en platos de carne.

Es destacable para mal, que en el tema okonomiyaki, el plato estrella, tienen una oferta muy limitada. Tienen las 2 variantes principales de okonomiyaki, el de Hiroshima (que tiene fideos debajo de la tortilla en sí y los elementos están apilados) y el de Kansai-Osaka (sin fideos y con los ingredientes mezclados en la masa en lugar de puestos unos sobre otros). Y dentro de cada variante, solo hay opción de con marisco o sin él. Nada cercano a los sitios especializados en okonomiyaki en Japón, que haciendo honor a la traducción del nombre, te dan una lista de ingredientes y tú eliges qué llevará tu okonomiyaki, o al menos una lista de sugerencias de mezcla de ingredientes con más variedad.

Además, la disposición de ingredientes es cuanto menos cuestionable. En la versión con marisco, en lugar de poner el marisco troceado y mezclado con el resto de ingredientes dentro del okonomiyaki, lo ponen al final, sobre el okonomiyaki, formando una especie de torre. También sorprende la falta de katsuobushi (lascas de bonito seco) que hacen ese efecto de bailar al calor sobre el plato. Preguntado al cocinero me dice que el bonito seco ellos lo tienen dentro de una mezcla en polvo que espolvorean en la masa y al finalizar el plato. El sabor se mantiene pero la espectacularidad del plato pierde.

Otra cosa que no respetan es tener a disposición del comensal más salsa de okonomiyaki y de mayonesa para echarse por encima al gusto, algo normal en Japón (donde se guarrea mucho con esas salsas).

El tamaño de los okonomiyaki es tirando a pequeño, casi individual, o totalmente individual si se va a comer solo eso, porque el de Hiroshima además vale 15€ (ya que es más grande, completo y laborioso de hacer) y el de Kansai vale 8€.

De todos modos el sabor, apariencia y textura final del okonomiyaki, más allá de purismos, está muy conseguido y sabe auténtico.
Nosotros pedimos uno de Hiroshima sin marisco y muy bueno, y pudimos ver cómo hacía las otras variantes.

Del resto de la carta pedimos:

- Tataki de ternera gallega con salsa ponzu:8 láminas de fina ternera (parecido a un carpaccio) ligeramente cocinada con una salsa, acompañado de verduras. Buen plato.

- Secreto de cerdo con kimchi (o kimuchi, como suelen escribir en Japón): plato de plancha, el kimuchi no sabe demasiado, pero la grasilla del cerdo, unido a ese poco de salsa de kimuchi, da para mojar y mojar los trozos de cerdo y la col de acompañamiento.

- Katsu-curry (curry de verduras con tonkatsu): le falla un poco el aspecto, poco casero, ya que normalmente las verduras y la patata suelen estar normalmente más enteras, más visible, y aquí el curry es casi líquido, con ingredientes muy picados. El tonkatsu es mucho empanado y poco cerdo. Acompañado de arroz blanco. Un plato regular, sin estar malo de sabor.

- Pollo frito con salsa tártara. Pollo jugoso, con un rebozado nada crujiente, y una salsa tártara que sorprendentemente le pegaba.

En general platos escasos, tirando a pequeños, que hacen que para comer haya que pedir bastante, así que aunque la carta tenga platos no muy caros (8-10€) hay que contar con 2 o 3 por persona.

Cerveza de barril Kirin, que no es mi favorita, pero que entra bien, en vaso de 500 ml (mi opción) o de 250 ml. También tienen algo de sake y refrescos japos (me pareció ver Calpis y Ramune).

Al final la cuenta se nos fue a casi 60€ para 2 sin postre. Los postres nos lo vendió bien Shin, diciendo que eran casi caseros y los hacía la señora japonesa adorable que hay en la cocina, pero preferimos dejarlos para otra visita.

En resumen, es posible imaginar un local de teppanyaki especializado en okonomiyaki mejor que este, pero es una muy buena opción para probarlo. Buena comida, tranquilidad, experiencia teppan, y detalles (ese cartelito dándote la bienvenida por tu nombre al hacer reserva en barra) que demuestran que detrás hay japoneses. Seguramente esté concebido para poder ser trasladable a cadena pero se agradece que no se note.

listas: Japonés

gastrolola

Muy buena reseña Víctor, tú sí que sabes!!

4 de enero de 2016

Yanzoo

Aviso: cierran los lunes!! que hoy he estado en la puerta :-(

4 de enero de 2016

Umiko

+34 914 93 87 06

Calle los Madrazo, 18 <m> Sevilla 2 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 82 personas

ver más restaurantes japoneses en Madrid

Fusión japonesa, para ti que eres joven (y no puedes ir a Kabuki)

está OK

un check-in aquí

3 estrellas ++ (que me ha gustado más de la media, pero sensación general ni fu ni fa)

Fue una buena noticia enterarme de que 2 cocineros, Juan Alcaide y Pablo Álvaro, que habían trabajado en Kabuki de Presidente Carmona, y después en KBK Aravaka en el equipo de Mario Payán, habían abierto un nuevo restaurante en el local ocupado anteriormente por el Nippon, y que en él había graffiti por las paredes y precios más contenidos, lo que se podía interpretar como un intento de acercar la fusión japonesa de calidad "a lo Kabuki" a un público más joven (de costumbres, gustos estéticos y sobre todo de presupuestos).

Me dieron aún más ganas de visitarlo al ver la carta, en la que por fin se veían propuestas originales, y se dejaba de vivir en exceso de las rentas de la creatividad y el nombre de Kabuki y de Ricardo Sanz (que fue lo que me ha parecido siempre KBK). No había rastro de nigiri de pez mantequilla con trufa, huevo de codorniz con trufa, ni otros platos famosos (con trufa) de Sanz (ya algo gastados por abuso de copias).

E insisto en mencionar desde el principio mucho a Ricardo Sanz porque este restaurante tiene más de Kabuki rejuvenecido, o lo intenta, que de otra cosa. Vale que tenga graffiti y música chunda chunda (a un volumen soportable) como hilo musical pero aquí no hay una fusión oriental loca, callejera y bastarda (léase "A lo StreetXO") sino algo más controlado y limitado a lo japonés con toques occidentales, una japo-fusión bastante sencilla, "clásica", seria y estructurada. No me vengáis buscando "rollito kanalla" que no lo veo para eso.

Así que un par de semanas después de su apertura, y ya habiendo leído alguna opinión en 11870, nos animamos a una reserva de comida de tarde de domingo. Poca gente, y ambiente claramente familiar, con niños (más de uno) en prácticamente todas las mesas. Sin problema (básicamente porque yo aporté uno de esos niños), y se agradece el punto children-friendly (incluyendo la atención de las camareras), aunque no haya tronas (o al menos no las ofrecieron).

Primera impresión del local: una reforma profunda respecto a lo que había en Nippon. Nada de aprovechar todo lo posible lo que hubiera con un lavadito de cara, sino realmente han hecho mucho trabajo. Ahora todo es más diáfano, desde cualquier punto de la sala se puede ver la barra, y se gana luminosidad porque la luz de los ventanales de día se agradece. Paredes blancas, con algunas zonas picadas dejando el ladrillo visto, con los tan comentados graffiti, uno del personaje que da nombre al restaurante, la 'sirena' Umiko ocupando toda una pared a la izquierda de la entrada, y otro de un pez globo y de unos daruma detrás de la barra, una barra de pocos puestos, y con un mostrador con hielo y los pescados y las ostras en exposición. Desaparecen los reservados tradicionales japoneses tan famosos del Nippon. Mesas de madera amplias sin mantel, con bastante espacio entre mesas, sillas muy cómodas. Servilletas de tela y palillos desechables "buenos" con hashioki (apoyapalillos), y vajilla tradicional.

Coincido con otras críticas en que la iluminación artificial es muy mejorable, con focos halógenos o lámparas de luz cálida, según zona, que iluminan en general poco, pero es que además no iluminan ni bien ni suficiente cada mesa (y hablo de día, de noche no quiero imaginar). También coincido en que la sala es tan diáfana que se oyen todas las conversaciones de uno al otro lado del restaurante, desde la puerta a la mesa comunal del fondo. Vendrían muy bien elementos separadores, para definir zonas y cortar algo las voces entre una zona y otra, o maderas o telas en las paredes para amortiguar algo el eco.

El servicio de sala es una extraña mezcla entre la informalidad de locales modernos (juventud, uniformes modernos, cercanía) y la formalidad propia de locales más caros (te recogen los abrigos, te tratan de usted, el agua no te la ponen en la mesa sino que se la llevan no sé muy bien dónde y te rellenan el vaso cuando se acuerdan, cambios de plato constantes...). En general me parecieron muy atentas, muy pro, dando explicaciones suficientes sobre cada plato (con sensación de aprendido un poco de carrerilla) pero poco naturales o cómodas en ese indefinido equilibrio entre atención informal y formal, aunque quizás así se pueda definir todo el restaurante.

A lo que vamos, a comer y beber.

De beber solo tienen cerveza en botellín, nada de barril, y solo Mahou o de cervezas "japonesas" Asahi o Kirin. Mal, en una época en la que es ya fácil tener un grifo de cerveza japonesa, o se podrían ofrecer cervezas en botella realmente japonesas de importación tipo la Hitachino Nest. Al menos no están subidas de precio para lo que se ve por ahí, el botellín de tercio de Asahi son 3 euros.

La carta es bastante amplia, y además añaden algunos fuera de carta de temporada, que saben vender bien, y para ser fuera de carta no son tan caros (de primeras no dicen el precio del fuera de carta, hay que preguntar).
Nosotros de fuera de carta probamos unos calçots con salsa romesco "con toque japonés", muy ricos. También había tempura de alcachofa (una alcachofa francesa muy exclusiva, que sólo está disponible 2 semanas al año y blablabla, bien vendida) y papada de cerdo glaseada.

De la carta en sí, nos fuimos sobre todo a los nigiri, que era lo que sonaba más personal y divertido, con una incursión en el usuzukuri, y un plato caliente de carne para finalizar la parte salada. Aunque no nos lo dijeron a nosotros, a otra mesa le comentaron que si querían maki, aunque no estaban en carta, los podían pedir.

En general, quien me conoce sabe que soy bastante purista con el sushi y tiendo a fijarme en el corte de pescado o en el arroz del nigiri más que dejarme impresionar por los ingredientes 'raros' que añaden. Y tengo que decir que el pescado es muy fresco y de calidad pero creo que el corte es algo mejorable (sobre todo en el usuzukuri, con filetes muy irregulares), y la bola de arroz del nigiri no me convenció, por pequeña y excesivamente apretada, poco suelta.

-Usuzukuri casero: no entendí lo de 'casero', es de pargo, con ajo y shiso. Emplatada la ración por separado para dos, fresco, y la mezcla de la pasta de ajo y la hoja de shiso funciona. Muy bueno.

Nigiri de
·Bilbaina: pargo con una picada con ajo encima de sabor tan fuerte que se carga cualquier sabor del pescado. casi podían poner la picada sobre el arroz directamente.
·salmonete umiko: ni rastro de la espina frita de acompañamiento que comentan otros usuarios, que a mí me hacía ilusión, y con una salsa por encima, entendí a la camarera que era una mayonesa hecha del mismo salmonete, le escondía un poco el sutil sabor de ese pescado.
·huevo a la cubana: pues eso, arroz con un poco de tomate, huevo de codorniz y chip de plátano. Efectivamente sabe a arroz a la cubana, pero más allá de conseguirlo no sé si tiene mérito. Además, cobrar 5€ por 2 nigiri así me resulta excesivo.
·piel de cochinillo: potente y rico, una lámina de piel de cochinilo recta, crujiente y haciendo equilibrio sobre el arroz. Bueno, pero el formato nigiri no sé si tiene lógica con un neta tan duro y recto, que no envuelve al arroz, sino que queda ahí encima. Además yo le añadiría algo más para aportarle alguna gracia o reducir la fuerza grasa del cochinillo.
·ankimo con melón: lo pedí porque me sonó una propuesta original, de las de 'si mezclan eso, será que funciona bien'. Pero no. El ankimo (higado de rape, en frío), al igual que pasaba con la piel de cochinillo está ahí en equilibrio raro sobre la pequeña bola de arroz, y sobre él un trocito de melón, sin más gracia. El sabor de la mezcla simplemente no me pareció que se aportaran mucho.
·Hotate jito: vieira con chirivía, buena vieira, con toque de soplete, y una salsa blanca suave. Este me gustó, quizás el que mejor funcione como nigiri.

Pasamos al plato principal.

-Karubi al aroma de Hibiki: la ya famosa robata pequeña que te traen a la mesa. Muy bien vendida, que si lleva carbón, y un trozo de madera de barrica de Hibiki (un whisky japonés). Pues vale, no vamos a dudarlo. El humo huele muy bien pero se va a quedar contigo en la ropa un tiempo así que piénsatelo para pedirlo. Encima ponen un buen corte de carne fileteado con sabor a parrilla, de una zona bastante grasa, descrita por la camarera como el equivalente al secreto de cerdo, pero de la ternera. Se acompaña de una ensalada con naranja sanguina. Me parece un buen plato, perfecto para compartir, más allá del olorcito que deja.

Los postres me gustaron
- Mochi de té verde y chocolate blanco: lo llaman mochi pero en este caso el término más correcto sería daifuku o daifukumochi. Un daifuku grande, suficiente para compartir, muy bueno. Poco pegajosa la pasta de arroz de fuera, lo que agradecerán los no iniciados, con un buen relleno. Sensación de hecho por ellos.
- Panna Cota asiática: una panna cota presentada en vaso de cristal con una confitura de yuzu muy rica. El contraste funciona.

Café con leche bien puesto con su leche espumosa.

En total no acabamos llenísimos, pero normal, y bebimos sólo una botella de agua y una cerveza cada uno. Quizás por eso la cuenta de 91€ se nos hizo cara. 45€ persona no es caro de por sí pero sin tomar vino, ni sake y pidiendo sin mirar precios pero yendo a una comanda creo que normal, hace que considere esa cifra como ticket medio para comer aquí y no me parece una buena RCP, a pesar de que efectivamente sea producto de calidad, bien vendido y servido y que sea más, mucho más, barato que Kabuki.

Quizás es que los graffiti son muy grandes y presentes por las paredes, o que yo les doy demasiada importancia como definidores del público que buscan, pero no sé si hay gente joven dispuesta a pagar 45€ por comer comida fusión japonesa. O igual merece la pena ahorrar un poco más y darte un homenaje en Kabuki, donde la técnica y el producto son sensiblemente superiores. Ahí está la cuestión.

En resumen, me pareció un sitio al que le falta definir un poco más su tono, entre lo formal y lo informal, sobre todo en el trato al cliente, para encontrar su público, mejorar fallos de luz y sonido de la sala para que sea realmente acogedor, y que afinen la carta con platos que realmente funcionen, para poder decir que es carito pero merece la pena porque la técnica del sushi es impecable o tal y cual plato son impresionantes. Que es algo que al salir yo al menos no puedo por ahora decir.

Comparándolo con otros japos fusión del mismo rango de precio, tipo Ikura, igual sí sale ganando, porque respecto a ese, el local si es mejor y más amplio y la comida igual o mejor, aunque las propuestas de mezclas de ingredientes en rolls de Ikura me parecen más acertadas, más pensadas y probadas. Todo es por tanto con quién quiera compararse.

¿Volvería? Sí, es un sitio que me ha gustado, aunque con la cantidad de buenos sitios que hay por Madrid, igual tardo en volver.

listas: Japonés

ver comentarios anteriores (34)

Lady Spider76

Te damos un rato, esperamos ansiosos

16 de febrero de 2015

Gath

Pero solo un rato,.....

16 de febrero de 2015

Gath

Muy buena reseña Victor, como es habitual en tí.

17 de febrero de 2015

spider72

Sí, muy seria y medida, my friend. Menos mal que al menos otra persona comenta lo del humo de la robata, que ya dudaba yo si era sólo la mía.

17 de febrero de 2015

Miss Migas

Me ha gustado mucho. Gracias Victor. Umiko se queda en la recámara, aguardando. De momento.

17 de febrero de 2015

volga

No dudo que tengáis un buen equipo, de hecho tenéis un buen equipo, y sí, supongo que el tamaño y compresión de la bola de arroz, o incluso el sabor del propio arroz... entra dentro del terreno de los gustos personales o incluso del sello de cada itamae, así que no pretendo ni espero que lo cambiéis si el cocinero cree que así es como tiene que estar.
Ánimo para mejorar los pequeños detalles que faltan por pulir y seguro que dentro de un tiempo encontráis vuestra propia clientela, hueco y tono.
ver comentario completo

17 de febrero de 2015

Yanzoo

Mejor contado imposible!! El ankimo con melón que yo también probé no dice nada y doy fe de que mientras hacíamos foto "se suicidaron los melones".

17 de febrero de 2015

Lady Spider76

jajajaj Como siempre pedazo de reseña!

17 de febrero de 2015

Joshey Heyhey

Bravo , bravo y bravo , es divertido ver las criticas que haces tanto tu como los demás , si soy sincero me resulta gracioso la forma que tenéis de criticar , como si os fuera la vida en ello o estuviese delante de un crítico gastronómico importante , pero lo que mas me hace gracia es que realmente no veis el esfuerzo que tiene llevar un restaurante a este nivel , si no lo habéis llegado a tener nunca no sabréis con certeza de lo que estoy hablando , las criticas tanto buenas como malas hay que saber encajarlas pero por favor no me vengáis con criticas minuciosas como si fuerais críticos gastronómicos que parece que cada vez que vais a ver un restaurante estáis esperando a que tenga cualquier fallo para poder ponerlo en las redes sociales y que entre vosotros mismo OS divirtáis intentando quebrar el sueño de las personas que han realizado esa comida que estáis comiendo y destripando , hacerme un favor , cuando vayáis al próximo restaurante a hacer vuestra ácida critica , Quitaos el palo que tenéis metido el culo os sentará mejor.
Un cordial y ácido saludo.
ver comentario completo

19 de febrero de 2015

volga

Se nota que no has leído esta opinión ni el resto de las que escribo sobre otros restaurantes si dices que lo único que hago al ir a un restaurante es esperar un fallo para ponerlo en las redes sociales.

¿Minucioso? Seguro que si me despachara las opiniones en dos líneas dirías que es irrespetuoso no dedicarle ni un poco de tiempo y espacio para argumentar un poco sobre el restaurante de tu colega, que ha puesto tanto esfuerzo.

Resulta que entre los comentarios de esta opinión está la de alguien que trabaja en el restaurante y para la que en parte he escrito esto, de la forma más constructiva y educada que he podido.

Y creo que igual algo ha sacado de mi opinión para saber cómo han vivido la experiencia en su local un par de CLIENTES, no críticos gastronómicos, sino personas que se han dejado la pasta en el restaurante. Y si a ella le sirve de algo me alegraría.

Me parece increible que vengas a comentar en una única opinión para generalizar y descargar tu ira sobre algo tan normalizado cono son las opiniones de clientes.
ver comentario completo

19 de febrero de 2015

Joshey Heyhey

Yo ni mucho menos te digo que escribas una opinión de dos lineas , la verdad es que no me importa si son de 2 o de 100 , no intento descargar mi ira en ti , y de por si no habló solo de ti si no de muchas otras personas que hacen exactamente lo mismo , ponerse con una libreta mientras comen o "disfrutan de la comida " mientras apuntan sus genialidades para después ponerla en este blog y que puedan tus followers ver su espléndida labia y asi poder tener cuantos más me gustas mejor os sentís , siendo sinceros puedes dar la opinión que a ti te plazca somos libres para ello , pero no intentéis parecer críticos o eso es lo que dais a ver muchas veces , lo digo por todos no por ti solo y para acabar muchas veces es mejor escribir 10 líneas y un buen texto que 100 y una parrafada sin sentido y no te des por aludido.ver comentario completo

19 de febrero de 2015

Joshey Heyhey

Por cierto me hace gracia que por que te halla criticado llames "mi colega" a quien lleva ese restaurante , cuando me estoy generalizando tanto este restaurante como todos los demás , que para ti también deben ser todos "mis colegas"

19 de febrero de 2015

volga

Pero como no me voy a dar por aludido, si estás comentando en una opinión que he escrito yo!

A ver, tío, bienvenido a 2015, y a Internet. 11870 no es 'un blog', es una web de reviews de usuarios. Te repito que no soy crítico gastronómico pero llevo toda mi vida comiendo así que tengo una opinión bastante formada para decir lo que me gusta y por qué, e intento expresarlo de la mejor forma que puedo, para que le sea útil a otros usuarios o al propio local (muchas veces les viene bien el feedback para darse cuenta de cómo son percibidos y adaptarse a la clientela).

No sé cómo elegirás tú los restaurantes a los que ir pero la opinión de otros es una buena guía.

¿Parrafada sin sentido? De verdad lo que he escrito te parece sin sentido? O es que te lo has tomado en plan personal?
ver comentario completo

19 de febrero de 2015

Joshey Heyhey

Perdona , es que no sabia que esto era internet jajaja, sigo repitiendote , te digo que no te des por aludido será por algo no crees , solamente diciendo eso quería generalizar mi opinión y te repito que no te lo lleves tu a lo personal , ya que yo no lo estoy haciendo , yo cuando voy a un restaurante no me guió por todas las críticas porque cada uno opina de una forma diferente , ya que por ejemplo a esa persona le puede parecer mala la comida pero a mi buena , para gustos los colores y tu como lo llamas web de reviews de usuarios como tu le llamas , tiene el formato de un blog , en el cual das tu opinión de lo que te plazca , y si te escrito todo esto a ti es por que ha sido la critica que mas gracia me ha hecho , ya se que realmente no eres critico , y ya hablando de forma genérica muchos se lo creen y sigo docoendotelo lo que te digo no te lo tomes como una ofensa , si no como una opiniónver comentario completo

19 de febrero de 2015

Lady Spider76

Desde aquí te animo a que des tu opinión de Umiko, que será tan válida como el resto de las que hay.

19 de febrero de 2015

Joshey Heyhey

Muchas gracias lady , cuando pueda daré mi opinión sin dudarlo.

19 de febrero de 2015

volga

Te he dado la bienvenida a Internet porque tienes que ser un novato para demostrar tan poco conocimiento de la más mínima educación en la web o sobre el comportamiento esperable de un usuario.
Te registras en 11870 y sin dar una sola opinión vienes a los comentarios de la opinión de otro a criticar mi forma de opinar y ya de paso a dar una opinión general sobre lo que te parecen las webs de reviews de usuarios.
Te cuento: los comentarios de una opinión se espera que sean para comentar qué te parece esa opinión concreta, no para que me cuentes lo que opinas así en general del mundo. Sobre todo porque si te parece tan importante que sepamos el odio que te provocan los que dan su opinión en Internet así en general, te informo que sólo te leerá el que mire los comentarios de esta opinión. ¿O es que vas a pegar tan sesuda reflexión en los comentarios de cada opinión de la web para que te lea todo el mundo?
No, me parece que en realidad has opinado aquí porque has leído sólo esta opinión y no te ha gustado, pero eres tan cobarde que dices 'pero no hablo de ti, hablo en general'.

Yo también te animo a que escribas una opinión sobre Umiko y nos des a todos una lección de cómo se escribe una opinión sin parecer crítico gastronómico.

Pero algo me dice que no la vas a escribir, porque sería demostrar que la calidad de tu forma de opinar será tan opinable como la del resto de nosotros.

Un saludo, troll.
ver comentario completo

19 de febrero de 2015

Joshey Heyhey

Enserio eres estupendo y la verdad que no paro de leer lo que pones y me hace gracia que me llames cobarde , porque como ya te he dicho antes , he opinado en la critica que mas gracia me ha hecho y como tu mismo has dicho he hablado de ti y generalizado porque se que la gente lee los comentarios , y por supuesto mi forma de opinar es igual de opinable y criticable que la tuya , pero según tu debo ser un noob en esto de las criticas culinarias como tu dices , en cambio tu eres todo un experto que ha comido toda su vida , yo no quiero dar lecciones gastronómicas a nadie , solo digo que dejar la libreta en casa y disfrutar de la comida os sentara mejor y la disfrutarás más ,por cierto , no odio a los que opinan por internet si es lo que tu te piensas , como te he dicho antes no te lo tomes tan apecho , que parece que te ha dolido.Bastante lo que te he dichover comentario completo

19 de febrero de 2015

Joshey Heyhey

Por cierto debe ser un alago viniendo de ti llamarme troll , debe ser para ti muy importante las opiniones que tu das para tus followers , pero para mi sigues siendo una persona que se lleva su libreta a apuntar , no a disfrutar de la comida.

19 de febrero de 2015

volga

Que dejes de comentar y escribe una opinión tú, que tengo ganas de que me des lecciones, bocazas.

19 de febrero de 2015

Joshey Heyhey

Jajajaja , tampoco tienes que faltar , deberias relajarte un poco no crees , sigues con las mismas no , te repito que creo que no lo has entendido , no te estoy dando lecciones y además no eres tu el que me dice que tengo poca educación en los comentarios de esta página
Demuestra que tu también la tienes .

19 de febrero de 2015

volga

Vale, que eres un troll. Me aburres. Hasta nunca.

19 de febrero de 2015

Joshey Heyhey

Jajajajaja sois todos muy divertidos eres un poco cansino con lo de troll no crees jajajaja , yo tengo nombre y apellidos que yo sepa y fotos , te crees que por llamarme troll me vas a molestar , no soy tan infantil y david si te llaman troll y unas cuantas mas faltas un poco al respeto no crees , además como ya comente que no se de por aludido el señorito y por cierto me tendrías que pasar ese manual de troll que tanto hablas , pero ya dejare de comentar que parece que OS aburro ; )ver comentario completo

19 de febrero de 2015

spider72

Hombre Heyhey pues lo del palo del culo tampoco te ha quedado muy "respetuoso". Y produces el curioso efecto, cacho troll, de que esté de acuerdo hasta con Davidpf, y creeme, eso es bastante chungo.

19 de febrero de 2015

spider72

Chungo de difícil, aclaro

19 de febrero de 2015

volga

Gracias, Belén. Lo tendré todo muy en cuenta.

19 de febrero de 2015

Sarah Connor

No, gracias a Joshey que nos tiene a todos aquí como si fuera esto el Deluxe. Estos amigos siempre dispuestos a partirse el pecho por defender el honor de uno a base de liarla en webs de pedantes gastronómicos. Nothing to do here.

20 de febrero de 2015

Rosalía Martínez (Piti)

Joshey: halago va con hache. En los blogs y en 11870.
Buenas noches

20 de febrero de 2015

spider72

¿Ya está?...Joshey, no puedes llegar aquí,dar un par de piquitos con lengua y luego pirarte sin más explicación...déjanos al menos un email, un wapp...¡algo para saber más de tí!...tenemos sentimientos.

#NosinmiJoshey

20 de febrero de 2015

Joshey Heyhey

Parece que no os dais cuenta que después de lo que ha dicho la responsable de las redes sociales de umiko , yo no tengo mas que decir en este asunto , por mucho que spider72 me este incitando a ello , agradezco que halláis contestado y respondido de una forma sincera es de agradecer , por dios no seas tan melodramáticos que tampoco es necesario serlo.
Os doy las gracias por pasar un rato muy divertido y entretenido.
ver comentario completo

20 de febrero de 2015

Lady Spider76

La que has liado pollito....sin duda la reseña (que no crítica) de Umiko de Victor es la leche y cualquier restaurante debería estar súper agradecido a que alguien que entiende tanto de comida japo le dedique su tiempo (por escribir) y su dinero (por visitarles). Además creo que casi todos los que hemos ido coincidimos en sensaciones, luego cada uno tira de conocimientos para pulir más o menos la reseña.

En fin, que sigo diciendo que la reseña es brutal y tal.

Ahora espero la de Joshey con verdaderas ansias, seguro que es la leche de buena.
ver comentario completo

20 de febrero de 2015

volga

En la carta no ponía nada de menú del día, pero fui el domingo, así que es posible que entre semana lo ofrezcan.

20 de febrero de 2015

volga

Pues Belén, si admites la sugerencia, tener a diario un menú cerrado a un precio competitivo puede ser una opción a tener en cuenta. Sobre todo porque en esa zona hay muchas oficinas y hay gente que puede estar interesada en acercarse a un menú de 12-15€ y dar una primera prueba de la cocina.

20 de febrero de 2015

volga

Y con menú me refiero a un bento variadito.

20 de febrero de 2015

volga

David, te digo que los tres platos del día el día que fui yo eran:
- calçots con romesco: 2.5€ unidad
- tempura de alcachofas: 8.5€
- papada de cerdo a baja temperatura: 16 €
Todo hablando de memoria así que son precios aproximados, porque por mucho que el troll diga, no voy con libreta :)

20 de febrero de 2015

volga

No, son platos fuera de carta, de temporada.
Me da pena eso de "no queremos entrar en ese mercado". Incluso Izariya, un restaurante kaiseki de menús a partir de 60€ por la noche, tiene por el día menús más baratos. No es entrar en ningún mercado, es lógica de negocio.
Allá ellos.

20 de febrero de 2015

Lady Spider76

A mi lo del menú de medio día me parece genial. Recuerdo súper bien de precio hace tiempo el de Miyama, que tampoco es mala liga.

20 de febrero de 2015

Pilar Monfort

Victor, leo tu opinión tarde (ando hasta arriba de curro!) y me ha gustado tanto que venía a comentar cuando me he encontrado con el culebrón del amigo del dueño (o freak) de Umiko!

Voy a obviar lo de la discusión con el tipo ese, porque lo que quería comentarte acalla cualquier duda acerca de tu crítica.

Y es que quería decirte que ADORO críticas como las tuyas, de gente que SABE de qué diablos habla... Una de las peores cosas que tiene Internet y los blogs o redes de opinión es que precisamente se permite a todo el mundo contar su experiencia pero nunca sabes qué persona comenta (por ejemplo en TripAdvisor, que me parece lo peor...) y si sabe de qué habla o no. Por eso canso y aburro de leer (o al menos comenzar a leer...) experiencias de gente que no tiene ni idea de lo que está comiendo, de cómo es el corte correcto de un usuzukuri, o cuál es el punto correcto de temperatura y consistencia de un nigiri, si hablamos de este restaurante.

Me canso aun más cuando un sitio se convierte en "postureo gastronomico" y la comida está mal hecha pero hay quince mil comentarios hablando de lo bueno que está todo... Por eso me hice cuenta en 11870, porque aquí se puede hacer más seguimiento de las personas que realmente te interesan y a las que vas conociendo a través de sus comentarios y viendo qué tipo de criterio tienen. Aun así es difícil...

En cuanto a tí, siempre que leo tus opinines sobre japoneses es como escucharme pensar a mi misma y me tranquiliza y satisface de una manera que no te puedes imaginar... Saber o no saber no es una cuestión de inteligencia, sino de curiosidad y dedicación de tiempo. Dedicar tiempo a algo normalmente demuestra amor hacia algo y en tus opiniones demuestras mucho amor a Japón y su cultura, así como yo se la profeso, y es por ello por lo que me gusta tanto leerte hablando de restaurante japoneses.
ver comentario completo

26 de abril de 2015

volga

Gracias, Pilar, por tus palabras.
La verdad es que de la polémica de los comentarios lo que más me chocó es que me criticaran justo por esta opinión. Conozco gente llevando restaurantes japoneses y alguno conocido en común con los chefs de Umiko, así que me cuidé de escribir esta opinión con más respeto si cabe, y siendo lo más constructivo posible, que es lo interesante para un negocio que empieza. Y más sí el sitio me gustó.
Pero al final no son solo las palabras sino como quiera leerlas cada uno.
Me alegro de que a ti al menos te sirviera.
ver comentario completo

27 de abril de 2015

Kokoro

+34 912 81 15 88

Calle Don Ramón de la Cruz, 72 <m> Lista 4 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 233 personas

ver más restaurantes japoneses en Madrid

Sigo sin entender qué le veis

está OK

un check-in aquí

Había ido hace tiempo a este Kokoro llevado por un amigo, y salí con una impresión regular, de sitio mediocre, poco interesante y sin intención de volver, pero tiempo después, de tanto leer buenas opiniones sobre él de gente que tiendo a coincidir en gustos, me ha dado por volver, y darle otra oportunidad, por si mi memoria me fallaba o fue un día malo y algo había cambiado.

Pero no. Es todo tal como lo recordaba.

Local pequeño, mesas pegadas, mala ventilación de cocina que hace que el olor a frito y a plancha inunde la sala. Decoración que igual es muy personal, muy al gusto del dueño, pero que bonita y agradable no es: paredes amarillo saturado, cuadros con un punto naif, plantas... En general por el local no vale la visita pero si la atención fuera buena y la comida impecable, lo otro sería anecdótico, que no es el caso.

Los camareros son fríos y secos, y no están muy coordinados, ni saben servir la comanda en orden lógico ni poco a poco para que no se llene la mesa, ni observan el ritmo de comer de los comensales para no saturar. Igual el cartel en el exterior de 'se busca joven' que me comentan los habituales del sitio que está permanentemente allí es mucha presión para los camareros, pero no se les ve atentos a su trabajo y no te hacen sentir bien.

Pero centrándose en la comida, cometimos algunos errores por no guiarnos por lo que recomiendan otros usuarios, como fue ir a comer el sábado, día en que el menú es más caro y no hay plato con descuento. También fallamos al no mirar los precios de algún plato en carta y encontrarnos sorpresa luego, en concreto pedimos edamame y resultó que nos cobraron 6,50€! por un bol, grande eso sí, pero que no dejan de ser judías, y encima algo duras y saladas en exceso (sé que el edamame lleva sal pero esto era el equivalente a las pipas churruca del edamame y nos pasamos la tarde bebiendo agua y con los labios quemados).

Y como fuimos a sushi cometimos otro error: en lugar de pedir un sushi variado pedimos por piezas, lo que ya comprendemos que sube el precio respecto a la opción "pack" (pasa en todos los restaurantes japoneses, lo tengo asumido). Pero en un sitio que no conozco y en el que no confío en el criterio del chef no me arriesgo a pedir 10 piezas a bulto y terminar encontrándome con un langostino, ikura, o cualquier otra pieza de relleno. No había de todos los tipos que dicen en carta, pero eso no me parece negativo, prefiero que solo ofrezcan un pescado si lo tienen con calidad mínima.

Mi opinión del sushi? Piezas irregulares de tamaño y corte de pescado, al nivel absurdo que dos piezas del mismo pescado una al lado de la otra no sean ni parecidas en cantidad, ni en la forma de cortar el pescado. En general sábana de pescado sobre bola pequeña de arroz. Hay cosas que paso por alto si un amigo que acaba de aprender a hacer sushi me invita a su casa a cenar, pero que no son de recibo en un restaurante especializado en sushi con un sushiman que lleva años dedicado a ello, supuestamente.

Además, como comenté antes el orden de la comida fue rarísimo, y me sacaron los edamame (que son tradicionalmente los aperitivos y se comen solos al principio) al mismo tiempo que una tabla con 3 tipos de nigiri (dorada, pez mantequilla y salmón), luego al rato me sacaron otras 2 (salmón a soplete), luego otras dos (anguila), todo esto sin esperar ni que comieramos 4 edamame, y buscando huecos entre la mesa, ya abarrotada de platos. Y por último nos sacan el atún picante, y se acuerdan de que antes se les había pasado sacarnos nigiri de atún, así que nos lo sacan al mismo tiempo que el atún picante. Todo muy lógico.

El atún picante, con una salsa kimuchi efectivamente bastante picante tenía también la depurada técnica de corte "así un poco más o menos irregular, tirando a como salga", con lo que había trozos grandes, otros pequeños, pegados entre ellos...

El pescado no era malo de sabor pero tampoco de nivel y tratado con poco mimo como estaba no brillaba.

Y el maki de salmón con queso filadelfia, pues psé, en la línea, colocación del salmón exterior irregular, y el queso le daba un punto algo basto. Pero mea culpa por pedirlo.

Y por último, hay que hablar del precio. Si fuera mucho más barato que mis japos de referencia pasaría por alto algunas cosas, pero es que el sushi por piezas es caro. Usando el índice "pez mantequilla", puedo decir que el par de nigiri de pez mantequilla en Kimura está a 6,00 y aquí a 5,80. O que el sushi variado (10 nigiri) en Kimura está a 25€, en Miki el nigiri del chef (8 piezas) a 20€ y aquí en kokoro (que vale son 10 nigiri +10 maki) a 23. Es decir, no es más barato que otros, y para mí está muy por debajo en calidad.

En total, pidiendo edamame, nigiri de 6 tipos, un rollo de salmón con filadelfia y atún picante, bebiendo AGUA (embotellada), y sin postre, pagamos 68€ 2 personas. El que me diga que es barato, con la calidad "caserita" que tiene, es que no es muy exigente.

De acuerdo, acepto que para muchos sea su japo habitual porque viven por la zona, y de esta RCP no haya mucho más por aquí, pero en un viaje en metro no muy largo se plantan en la calle Reina sin ir muy lejos, donde hay unos cuantos restaurantes de este nivel o mejor.

Probado de nuevo, que no se diga, pero ahora sí que estoy seguro de que no va a ser una opción habitual para ir.

listas: Japonés

spider72

Yo debo decir que a mí Kokoro me gustó mucho porque venía rebotado de Naomi, que me pareció una castaña, pero ahora meses después y tras haber probado Kimura, no creo que me gustara igual

9 de diciembre de 2014

Miki Restaurante Japonés

+34 910 83 69 63

Calle Duque de Sevilla, 4 <m> Prosperidad 4 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 147 personas

ver más restaurantes japoneses en Madrid

Uno de los buenos

me encanta, uno de mis favoritos

un check-in aquí

Hiroo Miki es un experto en sushi, uno de los buenos, de los que tenemos la suerte de disfrutar en Madrid desde hace años. Hace poco dejó Miyama, una marca (2 restaurantes) que montó él mismo con otros socios y que ha conseguido que tenga una buena fama. Y esa fama la había dejado ya antes en Ginza (luego se han encargado ellos de dilapidarla) e incluso antes en Janatomo.

Ahora, en su momento de madurez, abre un pequeño local para seguir haciendo lo que sabe y cómo sabe: sushi japonés clásico. Y además al local le pone directamente su nombre, lo que me parece una declaración de intenciones. Al igual que pasa con Kimura (un restaurante que, coincidiendo con la opinión de otros usuarios como adreid, creo que comparte nivel de calidad y similitudes), que también lleva el nombre de su itamae tras estar años en Aki, abrir con su nombre me parece que implica una seguridad, una madurez y decir "ahora este local soy yo".

La dificultad para valorarlo reside sobre todo en que mientras que cuando un chef occidental abre su propio restaurante con su propio nombre, es cuando suele ponerse a hacer preparaciones más elaboradas, más técnicas, con sus esferificaciones, sus mezclas complejas, etc. y es más susceptible de opinar sobre ello, cuando un chef japonés, sobre todo si es de sushi, llega a su madurez, aparentemente no complica sus recetas, o incluso diría que se radicaliza y vuelve a lo básico, pero trabajando desde la perfección técnica, así que poco se puede decir sin entrar en valoraciones muy sutiles.

Vaya por delante que en mi opinión, en el sushi, las fusiones, las salsas, las mezclas raras están bien para unas risas y para tapar mala calidad de materias primas, pero para disfrutar realmente, yo al menos prefiero encontrarme con un japonés de la vieja escuela, de esos que te miran mal (es una exageración) si osas pedir un california roll. Arroz, materia prima, y técnica. Y ponerte en sus manos.

Todo ello me lleva a encontrar dificultades sobre cómo se afronta escribir la reseña sobre este sitio. ¿De qué voy a hablar, de que si está bueno el sushi, si el pescado es fresco...? Pues claro, este hombre sabe perfectamente cómo hacerlo. Sólo por eso las 5 estrellas clavadas. Luego sólo queda entrar en la preferencias entre el estilo de hacer sushi de este maestro y de otros. O si se puede, aprender a disfrutar de cada uno de ellos.

Igual hay gente que se pregunta si es caro o se come poco. Se come bien por 35-40€/persona, lo que para algunos será caro pero por la calidad está bien, y no se sale muy lleno pero tampoco con hambre.

Por hablar un poco más del local, está situado en una calle secundaria (como tienden a hacer muchos buenos japoneses) de la zona de Avenida de América/Prosperidad. Desde la ventana de fuera se ve el mostrador con algunos de los pescados del día (original) y algunas botellas de sake. Por dentro es pequeño, y con decoración sencilla y pura, pero con gusto y aprovechamiento del espacio como hacen tan bien los japoneses (los baños son una virguería para ser tan pequeños). Barra de 5 puestos de madera, baja respecto al mostrador, por tanto sin posibilidad de ver demasiado del trabajo de Miki (si no es que levante las manos) y sala de 8 o 9 mesas.

Comida de diario, por tanto muy poca gente. Solo nosotros en la pequeña barra de 5 puestos, y 3 mesas ocupadas por japoneses trajeados. Luego entraron algunos más.

Camarero español impecable: amable, sabiendo vender y recomendar, con educación y detalles...

Pedimos por carta, pero nos recomendaron pedir 4 o 5 platos, incluyendo un tartar, y algún plato cocinado, y sushi. Pues allí vamos, dejando claro que los nigiri sean a la elección del chef.

Primero, aperitivo de cortesía, atún cocinado con salsa tosazu (vinagreta japonesa).

- tartar de atún picante: un clásico de Miki en Miyama. Muy muy picado el atún al punto antes de convertirse en pasta. Yo soy más del gusto de los tartares con algo más de mordida, aunque se nota que sabe dejarlo justo en el punto que aun tiene algo de textura. Acompañado de mahonesa de kimuchi, dados de aguacate, y coronado con cebollino y sichimi togarashi en hebras.

- nigiri selección del chef: tabla larga sobre la que coloca 8 nigiri de tamaño mediano/pequeño, muy finos, con una selección de los mejores pescados al criterio del chef. Oye, si vamos a su casa, qué menos que dejar que elija lo que cree que es mejor para darnos. Pargo, vieira, amaebi (gamba pequeña dulce), pez limón, calamar sobre hoja de shiso, salmón, akami (lomo de atún, "el atún de color rojo", para entendernos), y chu-toro (ventresca de atún). Pues no hay mucho más que decir. Muy bien.

- makizushi de ciruela encurtida, sisho y pepino: me encanta pedir un maki sencillo, si puede ser vegetal, porque puede uno disfrutar y centrarse en la calidad del arroz y el alga, y además la mezcla de umeboshi y shiso para mí es un básico. Muy bueno.

Aunque nos quedaba un plato aún por comer, aquí nos vimos fuertes (o con hambre), así que ampliamos a media de sashimi de salmón. Por desgracia ya habían entrado bastantes comandas de sushi, así que este sashimi tardó. Mientras trajeron el último plato pedido desde el principio.

- Hamachi (pez limón) al horno con salsa de cítricos. Es el plato cocinado, que te recomiendan tomar al final, aunque por espera se quedó antes del sashimi. En cocina, por cierto, está también un occidental. La guarnición era de setas, aprovechando que estamos en temporada. Muy buen plato, con el pescado en su punto y las setas, con un toque de ¿ajo?, muy buenas también.

Seguimos esperando a que preparen el sashimi, así que nos traen unas edamame de cortesía para entretener la espera.

- Media de sashimi de salmón: servido sobre un cubo de hielo y una hoja de shiso, 6 piezas de sashimi de salmón perfectas, gruesas y de sabor impecable. Valió la pena la espera.

Al final, con 3 cervezas Asahi de 33cl, sin postre y con un café, pagamos 32€/persona 2 personas, por lo que es menos de lo que pagaríamos con el menú degustación de 38€, un precio muy ajustado. Muy bien.

Al centrarnos en probar lo básico, nos quedamos con ganas para otra visita de platos un poco distintos de la carta como la ensalada de algas con anguila ahumada, la sardina ahumada con ciruela y shiso, alguna tempura o algún maki especial, que por supuesto los hay. También tienen platos de carne, que, por supuesto, no mienten diciendo que sea de wagyu ni de Kobe, sino que dicen la denominación de origen española. También nos queda pendiente probar su selección de sake.

Y por último, puestos a mojarse, en el duelo Miki/Kimura yo me decanto un poco más por Kimura. El local de Miki es mejor, más agradable y mejor decorado, y el sushi de Miki es más fino, más elegante, pero a mí la "tosquedad" de Kimura, tanto en el emplatado, como en el corte del pescado o los nigiri más grandes me encanta, aunque como dije antes, lo bueno es poder disfrutar de ambos.

listas: Japonés

ver comentarios anteriores (1)

Gath

Excelente reseña Victor. Se nota que el que sabe, sabe, ....

19 de noviembre de 2014

Yanzoo

Yo casi me decanto por Miki, justo porque los niguirs tan grandes me cuesta comerlos... pero me gustan mucho los dos.
Me ha encantado cómo lo describes!!

19 de noviembre de 2014

spider72

tenemos que ir.

Victor entonces cual es el trío perfecto de japos para tí?? Miki-Kimura-Kokoro?

19 de noviembre de 2014

volga

Perdona, Spider, que no había visto tu pregunta. Mi trio de japos? Pues depende, tengo japos por precios, calidades, y tradicionales /fusión. Y además aún no he probado todos los japos de Madrid.
Kimura y Miki para mí son de lo mejor en RCP en japonés tradicional, efectivamente.

Kokoro solo fui una vez y no me gustó demasiado así que no formo parte del club de fans de Kokoro. No creo además que esté al mismo nivel ni de coña.
ver comentario completo

25 de noviembre de 2014

spider72

Desde que hice la pregunta ya he ido a alguna de tus recomendaciones y de momento me quedo con cosas de uno y de otro. Sin duda Kimura gana de lejos en pescado (pero a 1000 pueblos de distancia), pero Kokoro tiene mejores platos calientes...pero Miki se me hace bastante más caro que Kimura, no???

25 de noviembre de 2014

volga

Uy, lo de más caro, ya sabes que es dificil de evaluar. Yo como en los japos con cerveza y normalmente 3 o 4 platos (centrado en sushi y alguna cosa más). Y tanto en Miki como en Kimura estoy alrededor de los 35-40€/persona.

25 de noviembre de 2014

Hattori Hanzo

+34 917 86 57 80

Calle Mesonero Romanos,17 <m> Callao 3 5 Madrid, Madrid provincia, España

guardado por 173 personas

ver más restaurantes asiáticos en Madrid

Izakaya embellecida

me gusta

un check-in aquí

Valoración 4-- (por ahora, por no haber podido probar los pinchos por no tener la robata encendida)

Más allá del discutible slogan de 'la primera izakaya 100% japonesa' hay que reconocer que el sitio cumple bien con lo que promete, o al menos con las expectativas y las ideas que llevaba a partir de lo leído y visto en otras opiniones. Le tenía muchas ganas a este sitio y por fin he conseguido encontrar el tipo de plan adecuado que consideraba que pegaba con el tipo de sitio: una quedada onceochosetentera!

Una izakaya en Japón tiene un concepto similar a la cervecería o el bar de barrio español: un sitio para quedar en grupo en plan informal, charlar y ya de paso, tomarse unas cervezas acompañadas de raciones de comida para compartir. Es decir, no es un restaurante, en el que la comida es lo central, sino que es un acompañamiento a la bebida, pero como pasa aquí, es deseable que la comida también sea disfrutable y no sólo sea forraje para empapar el alcohol.

En algo, por tanto, tan importante aquí como la cerveza, en Hattori Hanzo cumplen bastante bien. Hasta ahora ofrecían sólo Kirin y Asahi de barril, que no estaba mal teniendo en cuenta que era difícil hasta hace poco encontrar un solo restaurante japo con grifo de cerveza japonesa en lugar de botellas, y las tienen a precios decentes (2,50€ el tercio y 3,50 medio litro).

Pero es que me dio por preguntar si tenían más, y me he llevado la 'primicia' de saber que en la nueva carta (que no sé cuándo empezará) tendrán cervezas de importación fabricadas en Japón, y como ya tenían algunas pudimos probar (no tenían de todas las que tendrán y sólo un par de cada).

En concreto tienen/tendrán cerveza de la marca Hitachino Nest, (conocida entre los cerveceros por su logo del buho), en botellines de 33cl (ojo, a 4,50€), en concreto las variedades White Ale (que ya había probado y es muy recomendable), la Sweet Stout, y la Japanese Classic Ale, que era la única que les quedaba, y que resultó ser potente, algo similar a una IPA algo más ácida. También tenían una cerveza de la marca Suntory (marca que sólo conocía, como todos los que vimos Lost In Translation, por su Whiskey), una Premium Pilsner en botella de 500cl. (4,75€).

Y la comida, como éramos tantos (7 adultos y dos niñas) nos dejamos aconsejar y nos trajeron más o menos un poco de todo, bien de cantidades. Eso sí, principal decepción, no habían encendido la robata (barbacoa) para la comida y no pudimos comer pinchos. Y eso a pesar de haber ido el sábado específicamente a comer porque nos informaron que entre semana no encendían la robata para comer y los domingos cerraban (a partir de octubre abren los domingos también), con lo que entendimos que el sábado sí la encendían! Fallo, supongo, no haber confirmado al reservar, pero nos pareció evidente.

A pesar de todo, como digo, lo central en una izakaya es la conversación y la bebida y que comas una cosa u otra mientras esté bueno, es un poco secundario (aunque se eche de menos la variedad de comer cosas a la barbacoa).

Segundo pequeño fallo: tardaron mucho desde que pedimos hasta que llegó la primera ración. Y es raro, o da pena, porque luego la comida fue llegando más o menos con buena cadencia, lo que hace incomprensible la espera inicial.

A falta de pinchos, comimos Karaage, okonomiyaki, kakuniman, currypan, ebi katsu, anko no kimo, tori kyuri salad, buta gyoza (vamos, de casi todo).

El okonomiyaki, uno de los atractivos del sitio, está bueno. De tamaño como para compartir entre 3 personas, jugoso, con sólo unos ingredientes cerrados. Está a la altura de otros buenos que se pueden disfrutar en Madrid, como el del Okashi Sanda, y por encima de otros como el de Hanakura. Como los de estos sitios, es de tipo Osaka, aunque Hanakura llegó a servir al principio uno tipo modan-yaki, con base de udon, que ya no hacen. A pesar de estar bien, sigo echando en falta en Madrid un sitio que respeten la filosofía del okonomiyaki, cuyo nombre significa aproximadamente 'lo que te apetezca a la plancha', esto es, que te den una lista de ingredientes y puedas pedir el okonomiyaki con las combinaciones que quieras en lugar de una o dos combinaciones cerradas. También echo en falta un sitio que lo hagan en plancha delante del comensal, ya que la gracia de los locales de okonomiyaki japoneses reside justamente en esa parte de showcooking.

El resto de platos también nos gustaron y tenían ese punto de realmente casero, y hecho al momento. Ya luego que te guste el plato en sí va por gusto, pero hay que reconocerles que lo preparan dándole un sabor auténtico. Quizás de lo que menos gracia me hizo fue el ebi katsu, que no dejan de ser langostinos a la gabardina (salvando las distancias), algo aburridos. Pero hablando del resto, el pollo frito se notaba reciente y con mucho sabor, los bollitos de pan del kakuniman y el currypan estaban muy jugosos (el curry le faltaba algo más de liquidez o de salsa y estaba bueno pero algo seco), el higado de rape es un bocado realmente fino y sutil, presentado loncheado con una textura similar al foie pero un sabor claro a pescado (que como digo te tiene que gustar, pero es de calidad).

Los postres no están mal pero son lo más flojo. Me sorprendió para bien el dorayaki, con una masa hecha por ellos y un buen relleno de judía roja, que me gustó (aunque yo soy más de taiyaki que de dorayaki). El bizcocho de té verde bien, casero y jugoso aunque relleno de una nata de bote que le desmerecía. Los helados de té verde y sésamo diría que no son artesanales sino que son los mismos que distribuye Cominport en todos los restaurantes japoneses.

El local en sí me gustó. En pleno centro, de tamaño suficiente como para tener mucha clientela por pase, con dos zonas diferenciadas, una a la entrada y la sala interior de mesas bajas, con la barra (donde también puede comerse) en el paso intermedio. Cocina visible a través de ventanales. Baños en planta baja. Me resultó un sitio amplio, nada agobiante a pesar de haber mucha gente, y como ventaja por no estar la robata encendida (por ver algo positivo) sin los humos y olores que otros usuarios comentan.

No diría que es una izakaya auténtica sino más bien una versión embellecida o conceptual. Sin llegar a ser parque temático es cierto que el espacio, la luz baja e indirecta, la madera, las mesas bajas y la tarima son de izakaya, pero digamos que las izakayas reales no son tan 'bonitas'. No es algo malo, por supuesto, pero la han pasado por un filtro de modernización, y han añadido detalles que gustarán a esos otakus de la cultura japo que tienen esa imagen idealizada de Japón filtrada a través de las pelis o el anime. Esos grandes paneles con dibujos manga en el exterior y el interior, las mesas de la entrada imitando los puestos de comida callejera, farolillos no sólo en el exterior sino en el interior, detallazos como la tapa de alcantarilla con un dibujo típicas de Japón que se encuentra en la entrada... Todo alude al imaginario que tenemos de Japón no sólo el que ha estado sino el que lo conoce de oidas.

Por eso me parece que el nombre Hattori Hanzo está tan bien elegido, porque, como el sitio en sí, tiene un doble destinatario: el que conoce la cultura y la gastronomía japo 'real', que reconocerá al igual que la autenticidad de la cocina el nombre del sitio como el del ninja histórico-legendario del Japón feudal y por otro lado el que conoce el Japón por la cultura popular, al que le parecerá que el nombre del sitio alude al personaje de la peli de Tarantino. Un juego curioso.

En definitiva, un sitio con personalidad, que funciona como izakaya real y como 'restaurante conceptual', con una relación calidad-precio decente (salimos a 26€ persona, bastante bien, con bebida y postre), céntrico y con buena calidad de cocina y servicio. Tienen cosas que mejorar, sobre todo en tiempos de espera. No me vale que estar lleno sea motivo de saturación, hay que poder dar buen servicio con máxima ocupación o si no o aumentar personal, mejorar el sistema o reducir comensales.

Recomendable para reuniones en grupo informales, incluyendo familias con niños (platos como el pollo frito funcionan para niños). También bebés en carritos aunque en ese caso recomiendo reservar en las mesas de la entrada.

Volvería y casi seguro volveré, porque me ha gustado y porque se me queda pendiente todo el tema de pinchos y ver y probar esa mítica 'nueva carta'.

listas: Japonés, tapas y pintxos

ver comentarios anteriores (9)

spider72

La leche. Qué reseña. Estoy agotado. Por añadir algo desde el punto de vista de un ignorante, la cerveza del buho no me gustó nada! Sabía rarísima pero la pilsner me encantó.

Eso y que fueron unos 28 eur por persona. Sin las cervezas premium sale incluso mejor.

5 de octubre de 2014

volga

Bueno, la cerveza del buho, al menos esa variedad, estaba buena, si te gusta esa variedad de cerveza (Indian Pale Ale), claro, si no, ni de esta marca ni de otra te iba a gustar. Pero de la misma marca, ya te digo que cuando la tengan, la White Ale te gustará.
Y el precio, tampoco he precisado mucho porque ni dividimos entre el número de comensales ni todos comimos lo mismo así que algunos les saldrá más y otros menos, y me parece que 26€ puede ser un precio medio aprox.
Y siendo un sitio especializado en cerveza y sake, no creo que haya que sacar las cervezas premium de la ecuación. Saldrá más barato, pero parte de la gracia del sitio es poder beber cervezas y sakes no disponibles en otros sitios.
ver comentario completo

5 de octubre de 2014

Yanzoo

Pedazo de reseña!!!! aunque he de reconocer que muchos de los conceptos se me escapan totalmente. ¿ Ningún mediodía encienden la barbacoa?

5 de octubre de 2014

EandradA

Eum, a la próxima os apuntáis.

5 de octubre de 2014

volga

Eum, nos dijeron que a partir de la semana que viene empiezan a abrir los domingos y a encender la barbacoa para comer sábados y domingos. Ha sido mala suerte, si lo llego a saber me espero una semana! Motivo para volver.

Y lo siento si no he sido muy claro con algunos conceptos. Si te refieres a nombres de platos en japonés, no he explicado que son porque otros usuarios ya han subido fotos de la carta donde pone nombre en japonés y explicación de qué es. Es que si la reseña ya es larga y me pongo a explicar cada plato...
ver comentario completo

5 de octubre de 2014

Yanzoo

El post es brutal Víctor!! muy bien explicada tanto la comida como la bebida. Me refería a los nombres japos que he tenido que ir a buscar a la web del Hattori donde tienen volcada la carta ;-)

5 de octubre de 2014

Lady Spider76

Yo ya ni reseña ni nada. La tuya es brutal!

5 de octubre de 2014

je suis béatrice

Lo que me parece un fallo importante es que sigan sin avisar cuando tienen la dichosa barbacoa encendida. ¿Cuesta mucho avisar cuando se hace la reserva o simplemente ponerlo en la web? En fin, yo volveré a ver sí acierto a probar las brochetas, que además me prometieron las dos primeras gratis , je,je..

5 de octubre de 2014

spider72

Me la he vuelto a leer entera. Es que hasta me pone...joer.

6 de octubre de 2014

volga

Bueno, lo de que es está embellecida no es tanto que las izakaya japonesas reales sean cutres, sino más bien que suelen tener una decoración más minimal (como todo en Japón incluidos hoteles o casas) y menos conceptual, más sencillo (más familiar, más de batalla). Esa característica es la diferenciadora frente a los restaurantes temáticos, que también los tienen,y que son más orientados a jóvenes o turistas, ya que se curran todo el mobiliario, vajilla, disfraces de camareros, etc... alrededor del tema elegido.

Por eso digo que Hattori es una mezcla entre izakaya y restaurante conceptual, porque en realidad es un restaurante temático que tiene una parte inspirada en el interior de una izakaya sencilla y tradicional (la sala interior), pero luego tiene la zona de la entrada, que recrea una calle japonesa (puestos, suelo que parece una acera), y luego todos los carteles manga, que son también más temáticos que algo que se pueda encontrar en una izakaya.

Pero vamos, no lo veo un problema, sino parte de la personalidad del sitio: se vende como una izakaya pero en realidad es un restaurante conceptual que recrea en parte una izakaya y que gustará más a la gente joven que al público tradicional. Divertido.
ver comentario completo

7 de octubre de 2014

volga

Y sobre la imposibilidad del okonomiyaki en mesa o en una plancha hacia el público, no sé qué problemas legales hay pero me extraña teniendo en cuenta la existencia de un montón de teppanyaki en restaurantes, tanto japoneses como chinos, y también muchos restaurantes coreanos (y argentinos) que te llevan un hornillo a la mesa, o una plancha para terminarte la carne o las verduras a tu gusto.ver comentario completo

7 de octubre de 2014

Puce Tul Azul

Tengo un plan. Te lo quiero contar, pero no puedo escribirte...

11 de octubre de 2014

EandradA

Misteeerrrriiiiooo

11 de octubre de 2014

spider72

Bueno, bueno, bueno....Victorrrr pirata!!!!

11 de octubre de 2014